SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

Archive for agosto, 2004

Septiembre: Mes de la Patria

with one comment

Cada vez que algún amigo extranjero me pregunta qué época del año es mejor para visitar México, yo le digo que si bien cualquier mes es bueno para que se deje consentir por México y sus milenarias ruinas prehispánicas que bla bla bla bla, mi opinión personal es que los mejores meses para visitar mi país son agosto y septiembre.

Son meses de lluvias y nublados en gran parte del territorio nacional, pero para mí no hay nada más disfrutable que ir por la carretera rumbo a Michoacán, Oaxaca, Puebla, Hidalgo, Guerrero o cualquier otro estado de la República, viendo los campos verdes y florecientes.
En otras épocas del año, viajar por carretera es un simple trámite más. En agosto y septiembre es parte del viaje mismo. Si a mí me preguntaran de qué color es mi país, yo diría que verde, por sus campos, sus praderas, sus montañas, su madurez política y su envidia a los Estados Unidos.

Pero si agosto es un mes de vacaciones en donde la gente está más relajada y vive en un país que revive con colores verdes, septiembre es un país de fiesta que busca cualquier pretexto para gritar, beber y comer. Por si ustedes no lo saben, septiembre es considerado en México como El Mes de la Patria®

Septiembre comienza el 1o. con el Informe del Presidente, que en tiempos remotos era como el Día de Alabanza a Nuestra Figura Presidencial, pero que desde que este país es “democrático” (así, con “comillas”) es bastante más aburrido de lo que de por sí era antes. Antes, además, era día de descanso obligatorio. Hoy no nos dan ni siquiera medio día.

El 13 se celebra el Día de los Niños Héroes, en donde celebramos una famosa batalla en donde un grupo de cadetes del Colegio Militar murió a manos del ejército norteamericano durante la penúltima (y más cañona) invasión de los Estados Unidos a México. El detalle gore yet patriotical, ocurre cuando uno de estos cadetes (mal llamados niños, pues como dijera mi maestro de Biología de tercero de secundaria “ya tenían peluche en el estuche” o “ya tenían peleas en el Coliseo”) se ve acorralado entre un barranco y un gringo que le quiere quitar la bandera que trae en las manos. El desenlace es similar al que Luke Skywalker haría cuando su papá lo invita a unirse al Lado Oscuro y controlar el Universo: se avienta al vacío.

Al final perdimos esa batalla, perdimos esa guerra y perdimos la mitad de nuestro territorio (lo que hoy es California, Texas y Nuevo México… nada más!) pero, eso sí, recordamos con mucho cariño a los “niños” que dieron la vida por un país que, a la fecha, no estoy seguro de si está a la altura del sacrificio.

Sin embargo todas esas fechas son únicamente el preámbulo de la verdadera fiesta: El Grito de Independencia.

Les explico a nuestros lectores no-mexicanos (y a los mexicanos que tienen olvidadas sus clases de historia) el capítulo:
A nosotros, como a toda América Latina, nos ‘descubren’ y nos conquistan los españoles provenientes de la Península Ibérica. Estamos quietecitos durante 300 años, hasta que en España se les ocurre quitar al Rey Fernando VII y lo sustituyen por algo conocido como Las Cortes de Cádiz. A un grupo de mexicanos (bueno, criollos) no les gusta ese cambio y deciden que México debe independizarse de las Cortes de Cádiz y regresar al dulce cobijo de Su Majestad el Rey.
En esas andaban cuando un cura (en este país los curas son MUY peligrosos) decide levantarse en armas durante la madrugada del 16 de septiembre de 1810, agarra un cuadro de la Virgen de Guadalupe, a unos cuantos cientos de indios y se dispone a tomar la capital de su estado y luego ir por la capital del país. Ese cura era Don Miguel Hidalgo y Costilla y se caracterizaba por ser un cura canoso, pelón, mujeriego y bebedor. (su imagen, aquí)

El final de la historia es sencillo. A la hora de la hora, Hidalgo se echa para atrás y decide que sí quería independizarse pero no tanto. Los españoles lo agarran mientras huía y deciden cortarle la cabeza y exhibirla en la capital del estado que sí alcanzó a tomar. El grupo alborotado por Hidalgo no sabe qué hacer y termina independizándose no sólo de las Cortes de Cádiz sino de todo el reino español y así formar México. Tan Tan.

Bueno, todo este rollo es para explicarles que, por razones que luego les platico, el 15 de septiembre (y no el 16) de todos los años, el Presidente de México sale al balcón del Palacio Nacional, toca la misma campana que tocó el Cura Hidalgo en 1810 y comienza a gritar cosas muy distintas de las que gritó el denominado Padre de la Patria.
Si Hidalgo gritó “Muera el mal gobierno”, el Presidente grita “Viva la Democracia”; si Hidalgo gritó “Arriba Fernando VII”, el Presidente grita “Vivan los que nos dieron Patria y Libertad; si Hidalgo gritó “Vamos a cojer españoles”, el Presidente grita “Viva México” y luego se pone a ver fuegos artificiales.
Mientras esto sucede, en todas las plazas, antros, bares, casas, jardines particulares y discotecas, los mexicanos bebemos como si no hubiera mañana, comemos todos los antojitos mexicanos que se puedan imaginar y hacemos que las empresas vendedoras de refrescos, alcohol, fritangas y antiácidos, tengan sus mejores ventas del año.

Para completar el círculo, durante esos días se practica el deporte nacional mexicano: hacer puentes. Un puente es… mmm… ¿cómo les explico?
Ya sé, agarren su calendario. Ubiquen el 15 de septiembre. ¿Ya? Okey, si se dan cuenta, el 15 cae en miércoles. Pero el único día que, según el gobierno, no se trabaja, es el día 16. Es decir, el 16 es el único día de descanso.
¿Qué hace el mexicano?
Atasca las playas desde el 15 y no regresa a sus labores hasta bien entrado el 20. Bien, ESO es un puente.

¿Ven por qué la mejor época para visitar México es en Septiembre?

Written by Salvador Leal

agosto 31st, 2004 at 3:55 pm

“La Chacha”

with 2 comments

Hasta hace algunas semanas, la Familia Leal era un modelo de funcionalidad y armonía. Nos saludábamos y hacíamos nuestras labores como si estuviéramos viviendo en la obertura de una obra musical de Broadway.
Pero nuestra dinámica familiar ha cambiado debido a un terrible acontecimiento: Fabi, nuestra ayudante doméstica, se fue en busca de mejores y matrimoniales horizontes.

Toda aquella persona que visitó mi casa desde que salí de la prepa, recuerda a la perfección la presencia de Fabi. En un símil que se volvió famoso, si las muchachas promedio eran ‘modelo 386’, Fabi era una Cray. Sabía los gustos y caprichos no sólo de los miembros de mi familia, sino también de mis amigos y las amigas de mi hermana. Tenía detalles grandiosos!
Si un día llegaba Joe (q.e.p.d.) sorpresivamente después de la hora de la comida, Fabi sacaba su postre favorito que le había estado guardando celosamente; durante mi entrenamiento en Procter (en Procter, ‘entrenamiento’ significa que tu jefe te sigue a todas partes durante dos semanas, visita tu casa a altas horas de la madrugada para evitar que duermas y saber si estás trabajando en lo que debes estar trabajando), Fabi arreglaba charolas de ‘snacks’ para que mi jefe se apiadara de mí; cuando ella iba al mercado en la época en la que yo trabajaba en WFM, Fabi amenazaba con no volver a comprarle al ‘marchante’ que no tuviera sonando el 96.9 cuando ella llegara.

En fin, poco a poco Fabi se fue convirtiendo en alguien indispensabe dentro del buen funcionamiento de la Familia Leal. Además, como se podrán imaginar, alguien con la proactividad y el entrepreneurship de Fabi, no se conformaba con su trabajo de diario. En las tardes, cuando ya todo estaba listo y recogido en mi casa, se iba a tomar clases de corte de pelo y manicure, lo que provocó que mi mamá tuviera que darle un ‘periodo extra de vacaciones’ a finales de mayo, en donde se iba a su pueblo y se convertía en el monopolio de cortes y arreglos de pelo durante la época de graduaciones. Recuerdo especialmente una conversación en la que me preguntó que qué se necesitaba para obtener una licencia de manejo.

Como se podrán imaginar, Fabi se convirtió en una celebridad dentro de mi colonia. Poco a poco iba recibiendo mejores y más jugosas ofertas laborales en otras casas que deseaban ser parte del ‘efecto Fabi’, que es como se le denominó al fenómeno de llegar a cualquier establecimiento de la colonia y, sin la necesidad de hacer fila o siquiera pedir las cosas que uno piensa comprar, te den todo listo para que te lo lleves y hasta te hagan un pequeño descuento. Pero por razones que desconozco, nunca aceptó ninguna de las ofertas que le hicieron para cambiarse de casa.

Así pasaron los años y en uno de los viajes a su pueblo conoció a un cuate trabajador e inteligente. A finales de julio, nos dijo que se casaba y que él se la llevaba a vivir a Guadalajara. Obvio esto generó ondas de choque que cimbraron los cimientos de la familia Leal y que han provocado que hayamos comenzado un proceso de casting buscando a la persona que ocupará el enorme hueco dejado por Fabi.

Y todo ese proceso me ha dado una idea para un reality show llamado: “La Chacha”

Aquí hago un paréntesis para explicarles el significado del nombre. En México, a la ‘ayuda doméstica’ se le llama de muchas formas: muchacha, sirvienta, ‘maid’, la Señora del Aseo®, la empleada doméstica o, simplemente, la Chacha. La palabra ‘chacha’ tiene ciertas connotaciones negativas con las cuales no me voy a meter; esta pequeña aclaración es para decirles que si bien a mí no me gusta decirle así a alguien que tiene un trabajo decente y duro, para nombre de programa de televisión, queda perfecto. Continuo mi choro.

El programa sería al estilo The Real World o Road Rules, es decir, que una cámara sigue los acontecimientos durante cierta cantidad de tiempo, para luego editar los mejores momentos y transmitirlos al público. ‘La Chacha’ comienza primero con un casting (como el que yo estoy haciendo ahorita) al estilo ‘The Aprentice’ en donde cada una de las participantes tiene que demostrar sus distintas habilidades, ya sea en la cocina, las relaciones interpersonales, la limpieza o -como ocurre en todos los sectores de la sociedad- si sólo su belleza basta para obtener el trabajo.
Después de una etapa de selección, se escoge a una que será ‘La Chacha’ (me puedo imaginar los artículos promocionales: delantales, trapos de cocina, plumeros, cubetas) y ahora sí comienza el programa en forma.
El programa no está completo sin una buena familia integrada por La Señora, El Señor, El Joven, La Niña y alguna Mascota especialmente carismática como un perro o un hurón.

‘La Chacha’ tiene emoción (la Señora de la casa está a punto de llegar y ella todavía no ha terminado de hacer las camas a pesar de que son las 2 de la tarde); tiene suspenso (cómo podrá hacer rendir más la comida cuando el Joven invita a sus amigos a comer); tiene momentos de thriller (cuando la Chacha quema la camisa favorita de El Señor); también tiene humor (la Chacha vs. la Mascota) y, desde luego, tiene su toque romántico (el joven encargado de la tienda de la esquina de la casa comienza a tirarle la onda a La Chacha, por ejemplo).

Además de que sería un hitazo de rating, ‘La Chacha’ es un lugar perfecto para los patrocinadores. Por ejemplo, La Chacha sólo lava la ropa con Ariel o limpia los platos con Salvo. La Chacha sólamente cocina con productos Herdez, Jumex y Kraft o La Chacha vende Avon, Tupperware o zapatos Andrea. ‘La Chacha’ es una mina de oro.

Ahora sólo necesito a un productor que crea que mi idea es buena… y también necesito que en mi casa comiencen a hacer castings porque ya me cansé de hacer mi cama todos los días y recoger mi cuarto antes de venir a trabajar!!

Written by Salvador Leal

agosto 30th, 2004 at 11:38 am

Positivo!

without comments

P: ¿Hay algo peor que te saquen sangre para unos análisis?
R: Sí. Ir por los resultados.

La hojita decía que podía ir por los resultados de mi análisis de sangre desde las 8 de la mañana y hasta las 7 de la noche, de lunes a viernes. Así que ahí me tienen diez minutos antes de las siete, llegando con el alma sostenida por alfileres.
Y no, no me malentiendan. No es que yo lleve una vida sórdida, llena de excesos y riesgos (bueno, sí tantito), pero lo que ocurre aquí es la aparición del Síndrome del Splash Mountain.

Explicación:
El Síndrome del Splash Mountain, también conocido en la Región 4 como el Síndrome del Boomerang, el Síndrome de la Canoa Krakatoa o hasta el Síndrome de la Montaña de la Catarina se presenta mientras uno se encuentra haciendo la kilométrica fila que lo lleva a uno a alguno de estos juegos en los parques de diversiones. Al comienzo de la fila, uno puede leer cuidadosamente un letrero que dice:

Las personas que suban a este juego deben gozar de buena salud y no deben padecer de mareos, problemas en la espalda o cuello, problemas del corazón y demás condiciones que podrían agravarse por esta aventura.

Al principio, uno pasa casi sin ver el letrero.
Pero después de veinte minutos de estar en la fila, una onda de pánico recorre nuestra espalda llegando hasta la cabeza en donde uno se hace la pregunta: ‘¿Y si estoy enfermo del corazón y no me he dado cuenta?’, ‘¿Y si me doy cuenta en pleno juego?’, ‘¿Y SI ME MUERO por ser lo suficientemente imbécil como para subirme al juego ignorante de mi condición física?’, ‘¿Y si me convierto en una leyenda urbana más?… en algo así como “¿recuerdan al tipo que se subió a la Montaña Rusa de Six Flags sin saber que tenía un soplo en el corazón y murió en el trayecto?”‘

Para cuando estamos subiéndonos al juego, la onda de pánico se ha vuelto un tsunami de terror por una simple y sencilla razón: ¿qué tal que tengo algo y que vengo a darme cuenta precisamente mientras el carrito va cayendo a 350 kilómetros por hora?
Uno no sólo se va a morir por tener una condición cardiaca, sino al darse cuenta en el peor momento que tiene una condición cardiaca!
Fin de la explicación.

Así me pasó a mí mientras hacía la cola para los resultados de mi análisis de sangre.
¿Qué tal que tengo algo y que he estado sano en mi ignorancia?
¿Qué tal que en el momento en el que me entero, me empiezo a sentir mal y muero?
¿Qué tal que si me voy y no sé cuáles son mis resultados, me garantizo por lo menos 6 meses más de vida?

La señorita me dio un sobre y me pidió que entrara al consultorio no. 2
Y ahí tienen a Salvador pensando: ¿A todos les diran que pasen al consultorio?, ¿Qué tal que sólo es a los que les han detectado algo?

“Siéntese” dice el doctor

Y Salvador piensa: ‘¿La noticia será lo suficientemente dura como para que me pida sentarme?’, ‘Cree que no aguanto?’ y, todavía peor: ‘¿Cómo le voy a decir a mis papás?’, ‘¿Qué va a ser de mi vida?’, ‘¡PERO SI SOY TAN JOVEN!’

“Deme el sobre, le voy a explicar sus resultados”, dice el doctor mientras toma mi sobre, lo abre antes que yo, lo ve y me mira.
Y entonces pasan
los
tres
segundos
más
largos
de
mi
vida

Me enseña la hoja y lo primero que veo en mayúsculas, negritas y subrayado es un ‘POSITIVO’. La boca se me seca, el estómago se me encoje y se me frunce el uyuyuy.
Estoy a punto de abrir la boca para pedirle al doctor que me hagan otros exámenes, que me pasen a segunda vuelta, que me dejen volver a intentarlo o lo que sea, cuando el doctor dice:

“Aquí viene todo muy bien explicado. Primero viene su tipo de sangre que es O. Y su RH, es decir, la proteína producida por su sangre, que es del tipo Positivo.
Aquí abajo están los resultados. Todo salió negativo. Al parecer sólo tiene que cuidar un poco sus niveles de colesterol.”

Salvador besa al Doctor y sale a zumbarse unos tacos para celebrar. ¿A quién le importa el colesterol cuando todo lo demás está bien? A mí no.

Written by Salvador Leal

agosto 27th, 2004 at 11:47 am

Suplicando ayuda

without comments

Como ustedes saben, yo estudié Economía.
Aparte de eso, soy locutor.
A lo largo de mi vida he sido muchas cosas. Pero la verdad es que nunca me instruyeron en las artes de la computación y la programación en HTML. Todo lo que sé ha sido gracias a que me he pasado días (literalmente) dándome de topes contra lo que funciona y lo que no funciona.

Mi página de internet (SalvadorLeal.com) ha vivido y sufrido este aprendizaje. Comenzó siendo una página que daba una sensación que variaba entre la lástima y la náusea. Después fui aprendiendo y poco a poco ha ido mejorando.

Recientemente, por razones estratégicas, decidí cambiarme de proveedor de internet y, por lo tanto, también cambió el servidor que tenía el grato honor de hostear SalvadorLeal.com
Todo iba de maravilla hasta que me di cuenta que este nuevo servicio está hecho para alguien que -mínimo- haya permanecido trabajando en la NASA durante más de una década. Se requiere ser un genio para entenderle a la interfaz que me ‘ayuda’ a poner mi página en línea. Y todo gracias a un protocolo que se llama FTP, que todavía no comprendo del todo y que ha sido el protagonista de mis pesadillas durante los últimos seis días.

Hoy, finalmente, pude subir de nuevo mi página con todos sus aditamentos. ¿Todos? No!! Un grupo poblado por irreductibles imágenes resiste todavía a desplegarse correctamente. ¿El resultado? Mi sitio no tiene una sola imagen. No fotos. No logos. No nada.

Ya le bailé al FTP, me paré de cabeza, le lloré, le rogué, le prometí una comida en un restaurante de moda. Y nada. La pin*** página nomás no despliega las imágenes.

Aquí viene, entonces, una solicitud de ayuda a la amable y sabia comunidad bloggera que, me han dicho, está poblada por gente que sabe acerca de esto de internet. ¿¿ALGUIEN ME PUEDE AYUDAR A QUE SE DESPLIEGEN LAS MALDITAS IMAGENES EN MI SITIO??
Se supone que ya están en un folder llamado ‘images’ y que las páginas ya tienen el hipervínculo a /images/foto.jpg

Estoy desesperado y ofrezco recompensa.
Se aceptan sugerencias al correo electrónico exlocutor@gmail.com o de manera instantánea en el messenger exlocutor@hotmail.com

P.D. Si visitan SalvadorLeal.com, no se rían demasiado al no encontrar ni una sola imagen *sigh*

Written by Salvador Leal

agosto 26th, 2004 at 2:08 pm

La Trivia Cultural®

without comments

Ruy Feben, escritor de uno de mis blogs indispensables, ha creado un muy interesante cuestionario acerca de la cultura que cada uno de nosotros ha acumulado durante su existencia a lo largo de esta vida. La tesis de Feben es interesante: desde la invención de los medios de comunicación, todo es cultura.
Quizás eso es lo que nos separa a nosotros, simples mortales, de los culturosos que creen que lo único digno de leerse es algo de Rulfo o que lo único digno de verse es algo de Kieslowski. Quizás no es sólo lo que nos distingue, sino también lo que nos hace mejores.

A continuación, la Trivia Cultural® (que no culturosa):

1. Momento de caricatura: Cuando Homero va a al espacio y abre una bolsa de papas fritas en un ambiente sin gravedad. Todos en la nave se freakean pero Homero mantiene la calma y se dispone a comerse papita tras papita, flotando en el espacio, dando vueltas. Un homenaje/patada en el trasero a ‘2001: Odisea del Espacio’ pues inclusive ponen ‘El Danubio Azul’ de Strauss y las tomas que hacen en ese capítulo de los Simpsons son copias fieles de los encuadres de Kubrick. Una delicia de momento y una de las veces que más fuerte he reído frente a la tele.

2. Momento noticioso: El que más cercano me tocó fue el ataque a las Torres Gemelas. Recuerdo que me tocó transmitir en el CRTV (la radio de mi universidad) y que después me tocó hacer lo mismo en WFM. Sin embargo mi momento noticioso favorito es la muerte de Colosio. Recuerdo a la perfección aquella tarde que estaba haciendo tarea de Dibujo y que, de repente, toda la casa se llenó de telefonazos para mi papá, y un soundtrack de todas las estaciones de radio y televisiones prendidas. Me sentí sobrepasado por la información y las imágenes (como en JFK, de Oliver Stone) y sigo recordando vívidamente esa tarde/noche de miércoles de marzo.

3. Banda de rock: Todas y ninguna. La verdad es que no soy fan de ninguna ‘banda de rock’ lo suficiente como para ponerla en esta trivia.

4. Rola rock: Por razones que sólo algunos conocen, ‘Jane Says’ de Jane’s Addiction

5. Frase de una rola rock:

(…)He blew his mind out in a car
He didn’t notice that the lights had changed

obviamente de ‘A day in the Life’ de los Beatles.

6. Banda/intérprete pop: Si digo que Justin Timberlake, ¿me estoy viendo muy mal?

7. Rola pop:
El pop inglés es tan variado que podría poner aquí una de U2 (New Year’s Day) y entraría en la categoria; si hablamos del pop más tradicional, voy por Chumbawamba – Tubthumping o por George Michael – Faith, pero si tiene que ser rola pop en español, sería Jeans – Dime que me amas (inserte aquí una enoooorme carita sonrojada)

8. Frase en rola pop:
Mi frase favorita esta semana es de Keane – Everybody’s Changing:

So little time
Try to understand that I’m
Trying to make a move just to stay in the game
I try to stay awake and remember my name
But everybody’s changing
And I don’t feel the same

9. Revista de adolescente: La ‘Eres’… ¿qué no leiste la historia de mi viaje a Acapulco?

10. Revista de conocimientos: No sé qué tipo de conocimientos consideres, pero sin mi GQ no puedo vivir.

11. Anuncio o campaña publicitaria de TV: Muchísimas, pero la que recuerdo ahorita es la que sacó Coca-Cola hace dos años que se llamó ‘Para todos’ y que transmite diversas asociaciones y metáforas através de los envases de Coca-Cola. Si no se acuerdan del comercial, bajen la versión española dando click aquí.

12. Poster publicitario: Tengo dos favoritos. El primero es uno de la película Red Dragon, la precuela de ‘El Silencio de los Inocentes’. La razón por la que es de mis favoritos no es ni por la película ni por el diseño del poster sino debido a que, por razones que aún no alcanzo a entender, la distribuidora imprimió mi opinión acerca de la pelícua. SÍ!! Como lo oyen!! Así como suelen poner el ‘Two Thumbs Up’ de Siskel and Ebert, así está mi opinión y abajito dice ‘Salvador Leal – WFM Radio’.
Mi otro poster favorito también está relacionado con esa estación de radio. Es un bastidor de proporciones monstruosas que se encontraba adornando la oficina que ocupaba WFM en las instalaciones de Televisa Radio. Es el poster de U2 cuando sacaron su primera compilación de grandes éxitos.
De hecho, no soy ni tantito fan de U2… pero los recuerdos que me da ese enoooorme poster, son priceless. Si lo quieren ver, hay una copia idéntica en el HRC de la Ciudad de México (en las escaleras, del lado izquierdo) o, si puedo, luego posteo una foto pa’ los fans.

13. Personaje de sitcom: Murphy, de Murphy Brown.

14. Personaje de caricatura: Jimmy Neutron. Es LA neta.

15. Frase/escena de una película: Preguntarme esto es tremendamente difícil y si me lo preguntas en tres días, a lo mejor te doy otra respuesta. La respuesta de ahorita es:
Dos escenas y dos frases:
Escena a. La escena final de Fight Club (a la que yo considero la mejor película de amor de la historia) en donde Edward Norton y Helena Boham Carter ven cómo caen los edificios mientras al fondo suena ‘Where is my mind?’ de los Pixies.
Escena b. La escena de Cruel Intentions en donde Ryan Philippe y Reese Witherspoon se encuentran en las escaleras electricas casi al final de la película.
Frase a. “Luke, I am your father” – Darth Vader (Star Wars, 1980)
Frase b. “A toast, Jebediah, to love on my terms. Those are the only terms anybody ever knows, his own.” – Charles F. Kane (Citizen Kane, 1941)

16. Personaje de una película: Charles Foster Kane, de la película ‘Citizen Kane’

17. Superhéroe: De chico me rayaba Batman como no tienen una idea. Desgraciadamente, mi época de cómics y superhéroes pasó a mejor vida. Así que ahora mi único superhéroe es Mauricio Garcés.

18. Videojuego: Nunca me metí en la onda de los videojuegos. El último que compré fue el Super Mario Bros 3 (donde salía con una colita de castor), así que aún sigo esperando un videojuego que me haga quedarme despierto hasta las 4 de la mañana.

19. DJ: ¿Sólo DJ? Mejor contesto de la manera más integral posible en cuanto a escena electrónica (no sólo DJ’s).
DJ: Debo decir que no ha habido mejor set que yo haya escuchado en vivo que el de David Morales.
Productor: Fatboy Slim.
Proyecto: Royksopp. Para mí, el Futuro (así, con mayúscula inicial) suena a su canción ‘So Easy’

20. Músico “de conservatorio”: Wolfgang A. Mozart.

21. Obra de música clásica: El concierto para piano K 482 de Mozart y ‘the Typewriter Song’ de Leroy Anderson (que, en efecto, utiliza una máquina de escribir como instrumento musical.

22. Telenovela: Cuna de Lobos!! (inserte aquí un: “No soy Braulio. Soy el pequeño Edgar”)

23. Filósofo: Séneca, todo el tiempo, toda la vida. Aunque en mis ratos de dudas existenciales, Nietzche viene a ponerme los pies sobre la tierra.

24. Tesis/postura/idea filosófica:
“La mente es un atributo del individuo. No existe una cosa tal como un cerebro colectivo. No hay una cosa tal como el pensamiento colectivo. Un acuerdo realizado por un grupo de hombres es sólo un compromiso o un promedio extraído de muchos pensamientos individuales. El proceso de la razón debe ser ejecutado por cada hombre solo”, extraído de ‘El Manantial’ de Ayn Rand. (sí, soy individualista y qué?)

25. Pintor: David Hockney

26. Pintura: Portrait of an Artist (Pool with Two Figures), de Hockney

27. Escultor: Henry Moore

28. Escultura: Había una en el Boston Museum of Fine Arts de un wey caminando arriba del estacionamiento del museo. Luego les digo de quién es y cómo se llama.

29. Escritor: En español, Jorge Ibargüengoitia y Carlos Fuentes. En inglés, Douglas Coupland.

30. Libro/cuento/ensayo/poema: Soy fan fan fan fan de la ‘Respuesta a Sor Filotea de la Cruz”. ¿Algo menos clavado? Ficciones, de Jorge Luis Borges.

31. Página de internet: Ahorita, www.basico.fm

32. Jingle: “Moni moni monica, Mari mari marisela, YEAH!”
Ajajajajajaja, o si no, los jingles del WFM ochentero (“do-do-do-do-bleú”)

33. Película: ¿Una sobre todas las demás? No puedo, se me hace una falta de respeto para el resto de mis favoritas.

34. Sitcom: Seinfeld seguido muy de cerca por Murphy Brown

35. Programa de comedia: Parker Lewis Can’t Lose. Oscuro pero excelente programa noventero acerca de un adolescente cool y super inteligente al que todo le salía bien.

36. Competición deportiva: Me gusta el futbol por todo lo que implica: amigos, tele, botana y cerveza.

37. Personaje de Hannah Barbera: Mandibulín

38. Personaje de Disney: Peter Pan

39. Personaje de WB: la ranita que cantaba, Michigan J. Frog

40. Personaje de los Simpson: Homero. Siempre Homero.

41. Gay/lesbiana: Juan Gabriel

42. Museo: El Museo Regional de Guadalupe, Zacatecas es, a mi punto de vista, de los top 5 mejores en México.

44. Ciudad del mundo: Londres

45. Marca de ropa: Gap o Zara, y para la onda aspiracional, Scappino.

46. Cocina/restaurante favorito: Ya lo había dicho en otra trivia, mi cocina favorita es la que cocina mi mamá. En cuanto a restaurantes, el Restaurante del Lago.

47. Frase célebre que pondrías en una playera:
En el frente: “Este sería un mejor país sí…”
En la parte de atrás, un collage con frases como: pagaras tus impuestos, estudiaras más para tus exámenes, no compraras cosas piratas, no vieras tanta tele, leyeras más, etc, etc.

48. Chiste de Pepito: Soy malíiiiiisimo para recordar chistes.

49. Chiste de gallegos: Por su simpleza, adoro el del Liquid Paper en la pantalla de la computadora o el del gallego que, por seguridad, manda los documentos de fax doblados.

50. Chiste de mexicanos ganadores: Cuando el mexicano quiere ponerse encima al indú para que el diablo no le haga nada (does that make any sense??)

51. Bar/antro/tugurio: Mi espacio favorito de estos últimos meses (es decir, si me no me pueden encontrar, segurito estoy ahí) es el St Patrick’s Pub de la Condesa.

52. Centro comercial: El Centro Comercial Pedregal del Lago. Es algo así como el centro comercial del Fin del Mundo, el 90% de las tiendas están cerradas y todo está abandonado. Es entrar en un capítulo de Thundar el Bárbaro.

53. Auto: BMW Roadster Z3. O cualquier roadster.

54. Colonia o barrio de tu ciudad: La del Valle y siempre la del Valle.

55. Chiste de internet: Las clases para mujeres.

56. Cafetería: Lo siento, pero Starbucks vino a llenar un espacio en mis necesidades.

57. Artesanía o arte menor: El barro negro de Oaxaca

58. Esoterismo: Los horóscopos.

59. Villano: Muchos, desde el Capitán Garfio hasta John Doe (el de ‘Seven’) pasando por Murdoch (el villano de ‘MacGyver’)

60. Película de Disney: Peter Pan

Written by Salvador Leal

agosto 25th, 2004 at 3:41 pm

Aprenda Mexicano en Fáciles Lecciones

with 3 comments

Los amigos colombianos que conocí en Montreal y otros compañeros latinoamericanos me han dicho que escribo demasiado ‘en mexicano’. Y creo que tienen razón.

Si bien este es un blog orgullosamente Hecho en México, resulta que los lectores no sólo son nativos de la tierra del nopal y el tequila, pues de acuerdo con el servicio de medición que tiene este blog, el 60% de las personas que visitan SalvadorLeal.com son mexicanos, 11.6% provienen de Estados Unidos y un 6.9% vienen de Uruguay. (¡Uruguay! what the f…!) El resto de la lista lo conforman Canadá, España, Argentina, Chile, Perú, Venezuela y Colombia.

Así pues, he decidido llevar un pequeño glosario que ayude a los no-mexicanos, a entender los desvaríos que se publican en este espacio. Desde luego que se invita a los lectores mexicanos a enviarnos mails con las palabras que crean que tienen cierto ‘chanfle’ y que pudieran poner en aprietos al resto de los lectores.

Estando en Montreal (cfr. las aventuras del Jazzy Bunch), uno de los colombianos de nombre Sebastián, hizo la siguiente acotación al escucharnos hablar:
‘Oiga Salvador’ (porque, por alguna razón que desconozco, los colombianos se hablan de ‘usted’) ‘para ustedes los mexicanos, la che es vital, ¿verdad?’
Y en efecto, nos pusimos a pensar un poco y la che tiene connotaciones claramente mexicanas. Así que, a petición colombiana, comenzaremos este glosario periódico con las palabras que utilizan tan peculiar letra.

* Chale: Expresión idiomática que expresa profunda decepción.
Ej: -‘Mi amor, estoy embarazada!’, -‘Chaaaale!’

* Chacota: Usado de manera verbal, i.e. ‘chacotear’. Chacotear es como estar perdiendo el tiempo, pero de una manera divertida.

* Chido: Expresión idiomática que expresa satisfacción.
Ej: -‘Mi amor, no estoy embarazada!’, -‘Chido!!’

* Chela: Cerveza. En la provincia mexicana también se le denomina ‘cheve’.

* Charola: Usado de manera verbal, i.e. ‘charolazo’. Acto que realizan los funcionarios públicos de alto nivel o los policías cada vez que enseñan su placa o presumen sus credenciales. También se aplica cuando una persona tiene tanta grasita en la cara, que brilla. ‘Está dando el charolazo’

* Achaque: Dolor provocado por la edad. Generalmente se usa en plural.

* Chingón: Muy bueno. Excelente. Es la versión hard core de chido. (O chido es la versión light de chingón, como se quiera ver)

* Chingadazo: Golpe fuerte.

* Chingar: Probablemente el verbo más utilizado en el vocabulario mexicano. En su forma más pura, implica molestar o tomar ventaja de alguna situación.
Ej: ‘ya me lo chingué’ (ya le vi la cara)
‘no estés chingando’ (no me molestes)
‘chinga a tu madre’ (ve a molestar a otro, de preferencia, a tu mamá)

* Chafa: De mala calidad.

* Choro: Conjunto de palabras acomodadas de tal forma que confunden al interlocutor.
Ej: ‘quiero un ensayo, no quiero choros’ También se aplica su forma verbal ‘chorear’ que significa ‘engañar debido a motivos oscuros’.

* Achichincle: Ayudante. Lo que está buscando Salvador desde hace más de un mes para poderle aventar la carga de trabajo.

* Chupar: Beber alcohol.

* Changuitos: En la frase ‘poner changuitos’ implica la acción de cruzar los dedos medio e índice como símbolo de suerte. Ej: ‘voy a mi examen… pongan changuitos’

* Charo: Ex-jefa de Salvador en WFM. No es una palabra de uso común entre los mexicanos, pero todavía provoca pesadillas a más de uno.

* Chaqueto: Su significado varía entre ‘chafa’ y ‘chafa pero gracioso’.

* Chorrillo: Diarrea.

* Enchilar: Enojarse (‘ayer no llegué a mi casa y mis papás andan super enchilados’)

* Chipil: Acto de estar de ‘mírame y no me toques’. Sensible hasta la nausea.
Ej: -‘¿Estás chipil?’, -‘BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!’

* Chilango: Habitante del Distrito Federal (la ciudad que, para bien o para mal, es la más importante de México). Aquí aún no se define si un chilango es un nativo de la Ciudad o si es alguien de provincia que viene a vivir a la capital.

* Checar: Horrible anglicismo (de ‘check’) que significa ‘revisar’ o ‘echar un ojo’.

* Pachanga: Fiesta, reventón, guateque.

* Gabacho: Si es sustantivo (El Gabacho) se refiere a los Estados Unidos. Si es adjetivo (un tipo gabacho) se refiere a un estadounidense.

* Choya: Cabeza, mema.

* Retachar: Ir de regreso.

* Choncho: Grande.

* Chamba: Trabajo. En su forma verbal (chambear) se refiere al verbo ‘trabajar’.

* Timbiriche: Grupo juvenil mexicano que marcó la psique de la generación nacida a finales de los años setenta y principios de los ochenta.

* Chilaquiles: Platillo típico mexicano consistente en pedazos de tortilla frita con salsa (generalmente verde). Es el platillo nacional para curar la resaca después de una noche de fiesta y alcohol.

* Desconchinflado: Descompuesto.

* Ah Chihuahua!: Expresión de sorpresa equivalente a ‘Caramba!’ (en su versión light) o ‘Ah Chingá!!!’ (en su versión para adultos)

* Chitón: Expresión de silencio.

* Chones: Calzones. Ropa interior.

* Chulo: Pimp. Lenón. Padrote, pues.

* Achicharrar: Quemar.

* Chicharra: Timbre.

* Chipote: Cuando te golpeas con algo y se te hace una bola en la parte del cuerpo donde te golpeaste… eso es un chipote.

* Chilpayate: Bebé

* Tololoche: Bajo (instrumento musical)

* Tacuche: Saco (de vestir)

* Pachequear: Acto que se realiza después de echarse un churro o un chemo.

… supongo que con las contribuciones mexicanas, la lista continuará. Pero es un buen comienzo. Sugerencias al correo electrónico: exlocutor@gmail.com (se le agradece a Alfonso Villamil su colaboración para la compilación de palabras)

Written by Salvador Leal

agosto 24th, 2004 at 2:14 pm

Momento feliz

without comments

Llueve en la Ciudad de México.
El cielo está gris y el ambiente huele a mojado.

De repente… suena Mercy Street de Peter Gabriel.

Y el día cobra sentido.
Estar feliz, es básico.

Written by Salvador Leal

agosto 23rd, 2004 at 6:35 pm

Fiasco Olímpico

without comments

Durante los últimos días hemos sido testigos de la terrible actuación mexicana en los juegos olímpicos de Atenas 2004. Peor que eso han sido las declaraciones de los jugadores mexicanos después de participar (cosas como ‘mejoré mi record’, ‘lo importante es participar’ y ‘no calenté los suficiente) y todavía peor, han sido las explicaciones de ese fracaso que una serie de ‘expertos’ han dado a los medios.

Unos dicen que es debido a la situación en la que se encuentra el país. Otros, que los jugadores se encuentran invadidos de algo así como ‘depresión nacional’ debido a nuestro pobre desempeño económico y financiero. Unos más dicen que es el reflejo de la administración de Vicente Fox y unos más dicen que -como todo lo malo de este país- es culpa de Carlos Salinas de Gortari.

Yo no quiero dar aquí una explicación de por qué no ganamos medallas o de si se han cumplido los programas de rendimiento deportivo. Sólo les quiero dar unas cuantas cifras que igual y pueden darnos cierta idea de en dónde estamos parados.

A. Primero, los numeritos.
– En México, el 27.2% de los niños menores de cinco años presenta anemia.
– El 20.2% de las mujeres entre los 12 y los 49 años de edad (es decir, las mujeres en etapa fértil) también tienen anemia. De ese porcentaje, el 26.2% están embarazadas
– Antes de los cinco años, sólo el 5% de los niños tienen obesidad mientras que el 24.8% tienen desnutrición. Cuando entran a la primaria, los porcentajes se ponen al revés: la desnutrición cae al 6.3%, pero la obesidad sube al 17.2%
– Con el sobrepeso sucede algo similar. El 10% de la población de niños menores de 5 años tiene sobrepeso y cuando entran a la primaria, el número sube hasta el 17%
– El asunto no sólo es con los niños. EL 66% DE LAS MUJERES entre 12 y 49 años, tienen obesidad o sobrepeso.
– EL 87.3% DE LAS MUJERES mayores de 50 años, tienen obesidad o sobrepeso.
– Con los hombres de este país, las cifras son similares: la mitad de la población entre los 18 y los 49 tiene obesidad o sobrepeso y el 73% de los mayores de 50 años, también.

Para acabarla de joder, la mitad de nuestro país (50 millones de mexicanos) vive en condiciones de pobreza. En pocas palabras, tenemos un país que primero es pobre y desnutrido, para después convertirse en pobre y obeso.

B.
Pero bueeeeeno, dirán ustedes, el problema es tan gordo (literalmente) que las personas y el gobierno segurito están haciendo algo.
Resulta que el 80.4% de la población del área urbana de ciudad de México declaró NO REALIZAR EJERCICIO NINGÚN DÍA DE LA SEMANA. Por diversas razones, los niños no salen a jugar a las calles (inseguridad, ver tele, chatear en la compu), así que la única opción que tienen de actividad física es la Clase de Deportes™ en su escuela.
En este blog ya he expresado en varias ocasiones mis traumáticas experiencias con los deportes escolares… pero piensen en su propia experiencia y analicen si sus profesores de deportes tenían otra cosa en mente que no fuera cumplir con sus horas y largarse a ver el fut en su casa.

C.
Esa es otra: la tele.
No es casualidad que el número de personas que conforman nuestro equipo olímpico (176 personas) no sea comparable con el número de personas que, entre Televisa y TV Azteca, fueron a cubrir los juegos (300 personas).

D.
A los mexicanos parece que no nos gusta hacer ejercicio, pero nos encanta ver deportes por la televisión. Así lo dicen los ratings más altos que se registran anualmente en los canales mexicanos (finales de futbol y partidos de la selección nacional)
Al gobierno parece no preocuparle que no hagamos ejercicio teniendo tan malas instalaciones deportivas en las escuelas de gobierno y tan pobres programas de fomento deportivo.

Cuando uno mira todo esto, si bien no tiene una explicación clara de por qué no ganamos medallas olímpicas, nos dice en qué país vivimos y qué tipo de personas parecemos ser.

Nota: Todos los datos de este post fueron sacados de la Encuesta Nacional de Nutrición 1999 y de la Encuesta Urbana de Alimentación y Nutrición 2002. Si se preguntan por qué no doy datos más actualizados, la respuesta es: no existen. La administración del presidente Fox no ha realizado ningún tipo de estudio de este tipo así que no contamos con mayor información. ¡Viva México!

Written by Salvador Leal

agosto 23rd, 2004 at 10:33 am

Tapado

without comments

Mucho trabajo. En la oficina. Y dos ensayos para mañana sábado.
Son 25 cuartillas y llevo cinco.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.
All work and no play makes Jack a dull boy.

Written by Salvador Leal

agosto 20th, 2004 at 4:59 pm

Salvador… responde!

without comments

Procedo a responder las preguntas que publiqué hace casi una semana en mi muy personal versión de ‘Las Cinco del Viernes’:

1. ¿Qué libro que leiste hace diez años te sigue gustando?
‘Un Hilito de Sangre’ de Eusebio Ruvalcaba. Es algo así como ‘The Catcher in the Rye’ pero tremendamente mexicano. Desgraciadamente, si lo lees por primera vez después de haber cumplido veinte años, no le encuentras ni tantito chiste.

2. ¿Qué libro, que leiste a lo largo de estos diez años, no volverías a leer?
Puuuuuuuuuufff, casi todos los que me dejaron leer a fuerza en la Secundaria y Prepa: El Conde Nicanor, La Celestina, Doña Perfecta, Trafalgar y un laaaaaargo etcétera.

3. ¿Qué libro te regalarías a tu Yo de hace diez años?
‘Las Buenas Conciencias’, de Carlos Fuentes. Y los de Harry Potter, para fomentar aún más mi ñoñez de aquellos años.

4. ¿Con qué personaje de qué libro te has llegado a identificar?
Me encantaría decir que con James Bond de alguna de las novelas escritas por Ian Fleming, pero no. Probablemente tendría que decir Tyler, del libro ‘Shampoo Planet’ de Douglas Coupland.

5. Si sólo me pudieras recomendar el pasaje de un libro, ¿cuál sería?
Te recomiendo el siguiente pasaje de una de mis lecturas favoritas. Escrito por Ayn Rand, ‘El Manantial’ es una de sus obras que sembraron las bases ideológicas del capitalismo y el individualismo. Y aquí tienen la primera de las 732 páginas del libro:

Howard Roark se echó a reír.
Estaba desnudo, al borde de un risco. Abajo, a mucha distancia, yacía el lago. Las rocas se elevaban hacia el cielo sobre las aguas inmóviles, como una explosión de granito que se hubiese helado en su ascensión. El agua parecía inmutable; la piedra, en movimiento. Pero la piedra tenía la detención que se produce en ese breve momen­to de la lucha en que los antagonistas se encuentran y los impulsos se detienen en una pausa más dinámica que el movimiento. La piedra relucía bañada por los rayos del sol. El lago era solamente un delgado anillo de acero que cortaba las rocas por la mitad. Las rocas conti­nuaban, inalterables, en la profundidad. Comenzaban y terminaban en el cielo. De manera que el mundo parecía suspendido en el espacio, semejando una isla que flotara en la nada, anclada a los pies del hombre que estaba sobre el risco.

Su cuerpo se recortaba contra el cielo. Era un cuerpo de líneas y ángulos largos y rectos, pues cada curva se quebraba en planos. Estaba de pie, rígido, con las manos colgándole a los costados y las palmas vueltas hacia fuera. Tenía ,la sensación de que sus omópla­tos estaban estrechamente juntos, sentía la curva de su cuello y per­cibía el peso de la sangre en las manos. Sentía el viento atrás, en el hueco de la espina dorsal. El viento agitaba sus cabellos contra el cielo. Su cabello no era rubio ni rojo; tenía el color exacto de las naranjas maduras.

Reía de las cosas que le habían ocurrido aquella mañana y de las que después tenía que afrontar. Sabía que los días venideros serían difíciles, que tendría que enfrentarse con varios problemas y preparar un plan de acción. Pero también sabía que no necesitaría pensar, por­que todo estaba ya suficientemente claro para él, porque hacía tiem­po que había dispuesto el plan y porque necesitaba reírse.

Trató de pensar en ello. Pero lo olvidó. Estaba contemplando el granito. Cuando sus ojos se detenían atentamente en el mundo que lo circundaba, no reía. Su rostro era como una ley de la naturaleza, algo imposible de discutir, alterar o conmover. Tenía pómulos pro­nunciados que se levantaban sobre las mejillas, hundidas y descar­nadas; ojos grises, fríos y fijos; boca despectiva, firmemente cerrada, boca de santo o de verdugo.
Miró el granito. «Hay que cortarIo -se dijo– y transformarIo en paredes.» Miró un árbol: «Hay que partirIo y transformarIo en ca­brias». Contempló una estría de herrumbre de la piedra y pensó en las vetas de hierro que existían debajo del suelo. «Hay que fundirlo en vigas -se dijo–; en vigas que se levanten hasta el cielo.»
«Estas rocas están aquí para que yo haga uso de ellas -prosiguió diciéndose-. Están esperando el barreno, la dinamita, y que mi voz dé la orden; están esperando que las arranquen, que las corten, que las machaquen, que las rehagan; están esperando la forma que les darán mis manos.»
Después meneó la cabeza porque recordó lo sucedido por la ma­ñana y pensó en las numerosas cosas que tenía que hacer. Avanzó hacia la orilla, levantó los brazos y se zambulló en el cielo que yacía abajo.

Written by Salvador Leal

agosto 18th, 2004 at 12:43 pm