SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

Archive for the ‘amigos’ Category

Invitado

with 6 comments

Tengo menos conversaciones vía mail de las que quisiera. El tiempo me come la posibilidad de poder sentarme a redactar, tranquilamente, textos especialmente pensados para una persona y con un propósito particular. Si a duras penas ya posteo en mi blog (que finalmente son textos ‘para todos’), encontrar tiempo para redactar textos individuales acerca de las cosas importantes de la vida se vuelve cada vez más difícil.

Pero eso no significa que no me guste hacerlo (al contrario) o que no lo haga. De hecho, derivado de intensas conversaciones con un viejo buen amigo (viejo porque tengo mucho de conocerlo Y porque tiene mi edad también), me mandó algo que él denominó ‘Consejos Cínicos’ y que, después de consultarlo con él, publico aquí para deleite de todos. Los comentarios son bienvenidos y se le harán llegar a Mr. Z.

– En primer lugar, cree en dios. Pero no en el sexópata mezquino y tiránico de los católicos. No, mejor invéntate una religión personal, sumamente acomodaticia e indulgente (pero no tanto como para que no puedas creer en ella), y que te asegure que, de una forma u otra, vas a sobrevivir a tu propia muerte, y que tu destino posterior depende de tu actuación en este mundo. Y cree cabalmente en todo esto. Así, operarás bajo la convicción de que tu vida tiene sentido y jamás te atormentará la idea de que no lo tiene. Con esto, tendrás una existencia mucho más tranquila y despreocupada.

– Sé convencional. Vive de una manera apegada a lo que la sociedad espera (es decir, como ya lo he dicho, estudia, trabaja y enriquécete cuanto antes, escala de nivel socioeconómico tanto como puedas, elige una pareja socialmente aceptable, cásate y ten hijos, y procura que tus hijos hagan lo mismo con sus vidas). Si lo haces bien, la sociedad sabrá recompensarte con sexo y con dinero, y tendrás dos cosas menos por las cuales preocuparte.

– Sé superficial. Que tu único objetivo sea lo que la sociedad considera “triunfar en la vida”. No veas más allá de tu posición social, tu situación económica, tu bienestar físico y el de tu familia, tu reputación, etc. Preocúpate exclusivamente por lo que la gente piensa de ti, por tu relación con los integrantes de tu círculo social, por si lo que haces está bien visto o no, y en general por cosas mundanas y manejables, pero ni por accidente te hagas preguntas del tipo de “¿por qué estoy aquí?” o “¿qué sentido tiene todo esto?”.

– Ocupa tu tiempo. Mejor aún, satúrate de actividades. Vuélvete un adicto al trabajo, dedícale varias horas del día a tu aspecto físico, ten una vida social extrema, y si te sobra tiempo, adopta pasatiempos hasta que ya no tengas tiempo para pensar. Pensar es una pésima idea. Nada bueno puede salir de ello. Por cierto, y a manera de observación, si atiendes el segundo punto al grado de convertirte en otro ladrillo en la pared, el sistema se encargará de este punto por ti – el sistema tiene una gran variedad de mecanismos (la religión, el trabajo, la televisión) para mantener a la gente dopada, e impedir así que piense (cosa peligrosísima).

– Cuida tu autoestima. No creas eso de que “sólo somos polvo en el viento”. Mejor haz caso de los mensajes y los libros de autoayuda – “eres excelente”, “vales tu peso en oro”, etc. Tú ve por la vida convencido de que eres la octava maravilla del mundo.

Más adelante, derivada de esa misma conversación, salía un verdadero consejo. Sin lo cínico, útil a más no poder.

Hay un consejo que yo le daría a cualquier persona joven, digamos adolescente, en parte porque desearía que alguien me lo hubiera dado a mí. Es éste: No tienes nada que probarle al mundo. Trata de ser feliz y ya. Por ejemplo, si aprender cosas y coleccionar conocimiento realmente te hace feliz, entonces estudia, lee y cultívate todo lo que puedas; pero si en tu vida no abres un libro, si no sabes ni quién descubrió América, y así eres feliz, está perfecto. Si viajar es lo tuyo, hazlo. Pero si no, no estás obligado a salir de tu colonia en tu vida. Si mantener tu cuerpo en forma te complace, inscríbete en un gimnasio – pero si no, si estando totalmente fuera de forma estás satisfecho contigo mismo, así síguele. Lo mismo para el dinero, la vida social, la vida sexual, etc.

No puedo estar más de acuerdo. No vivas la vida que crees que los demás quieren para ti. A los demás no les importa un carajo tu vida.

Written by Salvador Leal

abril 20th, 2009 at 6:17 pm

Necaxa

with 8 comments

A mediados de la década de los noventa, yo, un Puma de corazón, comencé a ir a los partidos del Necaxa.

Era 1996 y el Necaxa vivía una de las contradicciones más increíbles que me ha tocado ver: era uno de los equipos más exitosos de esos tiempos, pero nadie iba al estadio a verlos jugar. Y era raro, porque había sido campeón en el 95 y en el 96, además de ganar en la Concacaf. Pero eso no era suficiente como para que la gente fuera a verlos jugar al Azteca.

Cuando digo ‘nadie’, no exagero. Yo estaba ahí, y puedo firmar que en el Estadio Azteca no habremos llegado a las 50 personas viendo un partido. Y estaba ahí porque un cuate me invitaba, casi semana a semana, junto con otros amigos, a echar las chelas en el Azteca. Ahora que lo pienso, era un plan genial: entrar al estadio era prácticamente gratis debido a que no iba nadie, las chelas eran baratas, nadie te pedía identificación y si agarrábamos el lado del sol, el calorcito hacía más disfrutables las cervezas.
Este cuate era de esas personas extrañas que invitaba a cuanto se dejara. Cuando estás en la prepa, tus planes generalmente incluyen sólo a tus amigos o amigos de tus amigos… así que cuando alguien, a quien no conoces del todo, te invitaba a algún lugar, no podías dejar de pensar que esa persona era bastante fuera de lo común. Ese era Rodrigo. Claro, en la prepa todos nos hablábamos por nuestros apellidos, así que yo no era ‘Salvador’, si no ‘Leal’; y él no era ‘Rodrigo’, sino ‘Zavala’.

Zavala era totalmente fuera de lo común. Era fresa y tenía coche, pero escuchaba rock mexicano y le gustaba chelear en el estadio Azteca vacío. No discriminaba, cosa extremadamente rara en una escuela donde discriminar por cualquier cosa (lana, calificaciones, papás, coche, físico), era un deporte muy practicado. Y si mal no recuerdo, tenía buenas calificaciones sin ser nada matado y hasta hacía deporte. Raro, pues.
En una anotación al margen, el profesor de inglés, ‘el Arañita’, le decía ‘zabullet’, que es uno de los peores apodos que se nos podrían haber ocurrido a cualquiera.

En fin. Pasamos a sexto de prepa y lo dejé de ver. Él se fue a área IV y yo estaba en área I, y como en el CUM fomentaban bastante la integración dentro de tu misma área y la competencia contra las demás, pues poco a poco dejamos de frecuentarnos. Supe que entró a Derecho a la Ibero porque una amiga era compañera de su generación. Hace unos cuantos días platicamos de si alguno de los dos había vuelto a saber del buen Rodrigo Zavala; los dos coincidimos en que habría que buscarlo y saber qué era de su vida.

Hoy por la mañana, por el Facebook, me enteré que Rodrigo había muerto. Leí, asqueado, los reportes de prensa que decían que lo habían asesinado. No sé ni cómo poner en palabras lo mucho que me pegó la noticia; la mezcla de indignación, tristeza y desencanto sólo atinaron a tratar de recordarlo toda la mañana como el buen amigo que conocí en 5° de prepa y que me invitaba a tomar chelas al estadio Azteca.

Written by Salvador Leal

octubre 13th, 2008 at 4:40 pm

Azul

with 4 comments

Pa’ que no digan que no comparto. Tamara posteó recientemente el juego ‘Papelitos‘ como la sensación de las fiestas fresas. Lamento disentir, el mejor juego que se ha inventado se llama ‘Azul’ y es tan corto como efectivo.

Por razones que resultarán obvias más adelante, el juego es 100% fresa. Veamos:

1. Espere a que la fiesta haya entrado en el momento de “vamos a jugar algún juego de chupe”. Siente a sus invitados en una mesa.
2. Tome las botellas que se encuentren cerca, de preferencia tequila, vodka o wisky. Viértalo en caballitos y póngalos frente a las personas que sentó a la mesa.
3. Con un juego de azar (ya sea “Disparejo”, “Piedra, Papel o Tijeras” o “Zapatito Blanco, Zapatito Azul”) nombre a alguien que será la persona encargada de servir la bebida alcohólica elegida. Si hay más de 5 personas sentadas se recomienda que sean dos personas designadas. Si no, nunca falta el abstemio que goza ver a los demás en sus momentos más “brillantes”.
4. Consiga la canción ‘Azul’ de Cristian Castro.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


5. Beban cada vez que Cristian diga la palabra ‘azul’.
6. Repítase cuantas veces se quiera/pueda.

Written by Salvador Leal

octubre 1st, 2008 at 7:17 pm

Entrelíneas

with 11 comments

SalvadorLeal.com era el nombre. Como subtítulo tenía “Menos Crest y Más Zubrowka”.
Así era este blog en los inicios. Yo acaba de salir de Procter & Gamble (hence la referencia al Crest) y el subtítulo invitaba al consumo del que, a pesar de los años, continúa siendo mi vodka favorito: el Zubrowka.
El Zubrowka es un vodka de color amarillento que tiene una larga vara de pasto en la botella. Dice la leyenda que ese tipo de pasto tiene propiedades afrodisiacas y que dicha hierba es la causante de que en Polonia todavía haya bisontes vivos. De hecho, la etiqueta del vodka trae un bonito bisonte. La recomendación de los conocedores es que se toma frío, sin hielos y casi-casi de Hidalgo; yo lo prefiero en un vaso de whisky, con hielitos y con sorbos pequeños. Mezclarlo es una grosería. A pesar de que se toma frío, jamás me lo he tomado (ni me lo tomaré) en la playa o en alguna calurosa noche citadina; el Zubrowka es perfecto para las posadas y fiestas de fin de año.

Conocí el Zubrowka gracias a Joe y Peter, en aquel aciago año del 2001. Los tres somos fanáticos del vodka y del vino tinto. En aquellos nuestros años universitarios, tomábamos Zubrowka porque era bueno y barato. Ahora sólo es bueno. Desde siempre lo he comprado en el Palacio de Hierro, sólo que antes costaba $70 pesos y ahora sale en más del doble. Recuerdo que un amigo de WFM se sorprendió de saber que en El Palacio® vendían buen chupe barato. Del puro gusto compró una botella y me la regaló.

Cada vez que terminaba el semestre del verano, se celebraba (se celebra) en mi universidad un festejo denominado “Los Mariachis”. No hay mucha ciencia. La celebración consistía en conmemorar la tradicional salida de una generación más de alumnos acompañados de mariachi; el único detalle era que se hacían dentro de las instalaciones de la escuela, la noche de un jueves y con cantidades estúpidas de alcohol. Yo, como buen wallflower que era en la universidad ni quería ir ni quería celebrar ni nada de nada. Esa noche, un amigo, que ni siquiera estudiaba en mi universidad, pasó por mí con una botella de Zubrowka y me obligó a ir. Nunca le pude agradecer el detalle.

Hoy tomo más vino tinto que vodka. Antes tomaba puro vodka. Ron casi nunca. Tequila jamás. El Bacardí Limón con refresco de manzana me sigue gustando pero ahora me da un poco de flojera. En la prepa la bebida era el ‘Moradito’ (vodka [Absolut, obvio]) con jugo de uva.

Me quedé pensando en la expresión “de Hidalgo”. ¿Se entenderá en otras partes de Latinoamérica? ¿Tendrá alguna referencia al Padre de la Patria? ¿O se referirá a los antiguos hidalgos españoles (i.e. el Ingenioso _______ Don Quijote de la Mancha)? Si se refiere a Don Miguel, ¿a qué momento histórico homenajeará el tomarse un trago de un solo golpe? El Grito de Dolores no necesariamente fue tan intempestivo, y cuando llega a la Ciudad de México, justamente peca de conservador en lugar de ser arrojado, osado y valiente. Misterio.

Juro que me he tardado en escribir por una falta absoluta de tiempo, que no de ideas. El WordPress lo sabe mejor que yo: hay 70 borradores de posts con temas de todo tipo. Unos apenas son frases de recordatorio mientras que otros son posts con piernas bastante bien desarrolladas que sólo necesitan un empujoncito para comenzar a correr. “Closure”, por ejemplo, habla de las últimas películas que he visto (Batman y Wall-E, entre otras), mientras que “WorkOut” es acerca de mi nuevo acercamiento a los gimnasios. Por que sí, estoy yendo periódicamente -demasiado periódicamente- a un gimnasio. Y no a cualquier gimnasio. No, señor. Voy a El Califa de los Gimnasios, al lugar en donde te encuentras a medio mundo de la farándula, los famosos y la socialité. Con decirles que Pocholo y Javier Solórzano están entre mis compañeros de caminadora. Y jamás me había percatado de lo parecidos que son.

“Charlie” es un título provisional para recomendarles que vean, bajen o se pirateen la película de “Charlie Bartlett”. Desde “Rushmore”, ninguna película le había gustado tanto a mi alter-ego interior. “Monogamia” es un ensayo acerca de cómo la monogamia es lo de hoy, mañana y siempre. Surgió de un par de comentarios y de varios posts que he leído en contra de la monogamia y a los que decidí contestar evitando -como siempre- la mochez y el conservadurismo.
Los posts poco a poco se van haciendo más viejos y muchos de ellos pierden su valor original. “Querido Diego Luna:”, por ejemplo, era una carta al actor de “Y tu mamá también” en donde hablaba de lo complicado que es explicarle a personas que recién conoces el hecho de que tengas un blog. Por eso le pedía a él que abriera uno, de tal forma que se pusieran de moda y que así uno pudiera decir “escribo en internet como lo hace Diego Luna” en lugar de comenzar a hablarle a la gente de lenguajes HTML, feeds, posts y contadores de hits. ¡Hoy ese post ya perdió su encanto pues hasta López Dóriga tiene uno!

“El GPS de tu vida” lo escribí un poco antes de casarme, pero nunca me gustó su desarrollo. La idea, que es de W.J. Wallace, acerca de tener un GPS que te dijera en qué momento de tu vida estabas, me encantaba. Pero la verdad es que el tema de la incertidumbre ya no me atrae tanto como antes. El estrés de saber si estás en un McJob, preguntarte si tres años es demasiado tiempo sabático o si ya va siendo hora de tener un hijo, todo ello gracias a este GPS, me ha dejado de interesar.

Al igual que el Bacardí Limón con refresco de manzana, supongo.

Written by Salvador Leal

agosto 19th, 2008 at 5:36 pm

Y ahora…

with 3 comments

… un mensaje de nuestros patrocinadores.

¿Trabajas por la Condesa-Roma y no encuentras un buen lugar para tomarte un café? ¿Tienes ganas de echar una buena platicada y ya te aburriste del Starsucks? ¿Quieres deleitarte con el delicioso sabor de un buen café veracruzano?

Visita el recién inaugurado Café 33
Manzanillo 33, entre Coahuila y Chiapas
Lun-Vie 7-21
Sa-Dom 9-19

¡¡Ahí nos vemos!!

Written by Salvador Leal

junio 26th, 2008 at 10:21 am

Posted in amigos

10 años

with 4 comments

1. Estaba leyendo un post acerca de gráficas de pastel graciosas (sí, así de ñoño soy) y me encontré esto:

Me causó tanta gracia que me espanté. Y es por eso que transmito mi miedo en este blog.
Si tú tienes menos de 25 años y/o no entendiste el chiste, ve el video aquí.

Si no te causa gracia, no te culpo.

2. En algún momento aquí publiqué tips para hacer un Currículum Vítae. (Tip No. 1: el plural de currículum es currícula, no currículums)
Hoy me encontré un post boenísimo de los 150 detalles más graciosos recopilados en cientos de currícula. Mis favoritos:

– “Skills: Strong Work Ethic, Attention to Detail, Team Player, Self Motivated, Attention to Detail”
– Other Interests: “Playing with my two dogs (They actually belong to my wife but I love the dogs more than my wife)”
– Awards: “National record for eating 45 eggs in two minutes.”
– Hobbies: “Drugs and girls”
– Background: “28 dog years of experience in sales (four human).”
– “Service for old man to check they are still alive or not.”

El post original, aquí.

3. Hoy hace 10 años, desperté. Literalmente.
Si en Ulises de James Joyce hay un Bloom’s Day, el día de hoy yo lo considero como el Día Leal desde hace una década. Un día como hoy, pero en 1998, decidí que no iba a seguir estudiando la carrera que hasta ese momento estudiaba, que no quería amargarme la vida ni ser infeliz. El 3 de junio de hace diez años desperté de una fiesta, encontré a todos mis amigos dormidos en el piso (en el mejor de los casos), sentí cómo la mañana entraba por la ventana del departamento del festejado y puse un CD.

No sé cuántos de ustedes tengan la fortuna de tener ‘momentos definitorios’ en su vida (“momentos cambiavidas” también les llaman; yo soy excéptico… para más información, leer este post), pero puedo decirles que ese fue uno de esos momentos. El corte entre un antes y un después, una decisión de ‘never more’. Un ‘hasta aquí’.

Y así fue. Escuchando una canción, en las primeras horas de la mañana y viendo a una horda dormida de universitarios a punto de cumplir los veinte, decidí que nunca más haría nada que no me gustara. Que no mereciera mis desveladas, mi tiempo, mi vida. A partir de ahí, todo lo que he hecho lo he hecho convencido y con la certeza de que vale mi pasión por hacerlo.

Ese día, hoy hace diez años, decidí que comenzaría a quemar mi vida.

Y fue acompañado de esta rolotototototota.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Jane’s Addiction – Jane Says

Written by Salvador Leal

junio 3rd, 2008 at 11:11 am

Peers

with 2 comments

¿En qué momento de la vida cambió el concepto de “Spring Break”?

Igual y Facebook comienza a decirnos más de nuestra vida de lo que quisiéramos saber…

Written by Salvador Leal

abril 24th, 2008 at 8:45 am

Canción

with 2 comments

Esta rola va dedicada a mi amigo Christian. Aparte de ir con un abrazo y palabras de ánimo que son la letra de la canción, ésta es con la que Morrissey despidió a sus fans en el último concierto que dio en la Ciudad de México y quee estuvo simplemente fenomenal.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Frank Sinatra – That’s Life

Ánimo!

Written by Salvador Leal

enero 28th, 2008 at 1:34 pm

Posted in amigos,música

Grow Up

with 2 comments

Facebook sigue dando de qué hablar en mi vida.
Resulta que alguien de mi generación de la prepa (CUM, 94-97) abrió un grupo al que poco a poco han ido entrando más y más personas de las que hace -literalmente- AÑOS no sabía nada.

Esto sería divertido de no ser porque este año se cumplen 11 años de que salí de la prepa. Unos han embarnecido, otros han perdido el pelo y la gran mayoría… pues sí, han crecido. Orsai (ese maldito) ya había hablado de los caradeforme, ese grupo de personas que conociste hace mucho, mucho tiempo y que encuentras después de mucho tiempo. Facebook es la más grande galería de caradeformes que existe.

Y Dios Morrissey, siendo lo grande que es, acaba de estrenar el video de su canción “That’s how people grow up” que, nomás porque viene muchísimo al caso, me permito postear:


Morrissey – That's How People Grow Up
Cargado por umusic

Written by Salvador Leal

enero 17th, 2008 at 2:05 pm

Fragmentos

with 2 comments

Morir es retirarse, hacerse a un lado,
ocultarse un momento, estarse quieto,
pasar el aire de una orilla a nado
y estar en todas partes en secreto.

Morir es olvidar, ser olvidado,
refugiarse desnudo en el discreto
calor de Dios, y en su cerrado
puño, crecer igual que un feto.

Morir es encenderse bocabajo
hacia el humo y el hueso y la caliza
y hacerse tierra y tierra con trabajo.

Apagarse es morir, lento y aprisa
tomar la eternidad como a destajo
y repartir el alma en la ceniza.

Gracias, Jaime Sabines.

Written by Salvador Leal

noviembre 26th, 2007 at 3:19 pm