SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

Archive for the ‘esto es basico’ Category

Sexo (y un poco de amor)

with 6 comments

Aborrezco el 14 de febrero y todo a su alrededor, pero creo que este mundo es mejor cuando cosas como los siguientes párrafos de Ayn Rand los lee más gente que la que normalmente los leería y si la excusa es que hoy es Día de San Valentín®, so be it.

El texto habla de Amor y Sexo, así nomás. Lo encuentran en el ‘Atlas Shrugged’:

[Some people] think that sex is a physical capacity which functions independently of one’s mind, choice, or code of values. They think that your body creates a desire and makes a choice for you — just about in some such way as if iron ore transformed itself into railroad rails of its own volition. Love is blind, they say; sex is impervious to reason and mocks the power of all philosophers.

But, in fact, a man’s sexual choice is the result and the sum of his fundamental convictions. Tell me what a man finds sexually attractive and I will tell you his entire philosophy of life. Show me the woman he sleeps with and I will tell you his valuation of himself. No matter what corruption he’s taught about the virtue of selflessness, sex is the most profoundly selfish of all acts, an act which he cannot perform for any motive but his own enjoyment — just try to think of performing it as an act of selfless charity! — an act which is not possible in self-abasement, only in self-exaltation, only in the confidence of being desired and being worthy of desire. It is an act that forces him to stand naked in spirit, as well as in body, and to accept his real ego as his standard of value. He will always be attracted to the woman who reflects his deepest vision of himself, the woman whose surrender permits him to experience — or to fake — a sense of self-esteem. The man who is proudly certain of his own value will want the highest type of woman he can find, the woman he admires, the strongest, the hardest to conquer, because only the possession of a heroine will give him the sense of an achievement, not the possession of a brainless slut. He does not seek to gain his value, but to express it. There is no conflict between the standards of his mind and the desires of his body…

Observe the ugly mess which most men make of their sex lives — and observe the mess of contradictions which they hold as their moral philosophy. One proceeds from the other. Love is our response to our highest values, and can be nothing else. Let a man corrupt his values and his view of existence — let him profess that love is not self-enjoyment but self-denial, that virtue consists, not of pride but of pity or pain or weakness or sacrifice, that the noblest love is born, not of admiration but of charity, not in response to values but in response to flaws, — and he will have cut himself in two. His body will not obey him, it will not respond, it will make him impotent toward the woman he professes to love and draw him to the lowest type of whore he can find. His body will always follow the logic of his deepest convictions; if he believes that flaws are values, he has damned existence as evil and only the evil will attract him. He has damned himself and he will feel that depravity is all he is worthy of enjoying… Then he will scream that his body has vicious desires of its own which his mind cannot conquer, that sex is sin, that true love is a pure emotion of the spirit. And then he will wonder why love brings him nothing but boredom and sex nothing but shame….

Only the man who extols the purity of a love devoid of desire is capable of the depravity of a desire devoid of love.

Written by Salvador Leal

febrero 14th, 2008 at 2:45 am

Himplando que es gerundio

with 6 comments

De los creadores de “El Libro de las Conversaciones” y “El Libro de las Conversaciones para Elevador“, llega a usted el más reciente listado que le dará horas y horas de conversaciones… ¡”El Libro de las Conversaciones Zoológicas”!

¿Usted sabe cómo se le denomina al sonido que emiten los elefantes? ¿Sabía que las chachalacas ‘reclaman’? ¿Que el pato parpa y que el la zorra tautea? ¿No? ¡Encuentre a continuación una muestra gratis de los sonidos que emiten algunos animales!

abeja – zumba
asno – rebuzna o rozna
becerro – berrea
bisonte – bufa
búfalo – bufa
buitre – bufa
caballo – relincha
cabra – bala
cacatúa – parlotea o grita
cebra – relincha o bufa
cerdo – gruñe o guaña
ciervo – bala, brama, gramita o ronca
cigarra – chirría, estridula o canta
cigueña – crotora
cisne – vozna
cocodrilo – ronca
codorniz – castañetea, cuchichia, serra o piñonea
conejo – chilla
cordero – bala
coyote – aulla, ulula o gruñe
cuervo – crecita, grajea, grazna o vozna
cuyo – chilla
chacal – aulla o ulula
chachalaca – reclama
elefante – barrita
foca – bala, nausea, grama, resopla, eructa, ruge o gruñe
gallina – cacarea o cloquea
gallo – canta o cacarea
gamo – bala, ronca o gramita
ganso – grazna
gato – maulla, maula, marramiza, bufa, mayea o ronronea
golondrina – trisa
grajo – grazna
grillo – chirría, estricula o canta
grulla – grullea
guacamaya – parlotea, habla o grita
guajolote – gloquea o reclama
hiena – ríe o aulla
jabalí – arrúa, gruñe o rebudia
jaguar – himpla
lagarto – ronca
león – ruge
leopardo – himpla
liebre – chilla
lobo – aulla, ulula, arrufa, gruñe, otila o gaña
loro – parlotea, habla o grita
mono – alarida, ulla, chilla o grita
mosco – zumba
mula – rebulincha
oso – berrea, gruñe o ruge
oveja – bala o brama
pájaros – gorjean, trinan, chillan o cantan
pato – parpa
pavo real – grazna o titea
perdiz – cuchichia, ajea, serra, castañetea o piñonea
perro – ladra, alarida, arrufa, gruñe, gaña, otila, aulla o late
pollo – pía o piula
puma – himpla
rana – croa, groa, canta o charlea
ratón – chilla
sapo – croa o groa
serpiente – silva
ternero – berrea
tigre – ruge
toro – muge, bufa o brama
tórtola – arrulla, zurea o cantalea
vaca – muge o remudia
venado – granita, bala o ronca
víbora – silba
zopilote – grazna
zorra – tautea

Lleve esta lista a sus reuniones sociales y sea la delicia de sus invitados al generar las reacciones más encontradas al enterarse que los perros no sólo ladran sino también otilan. O que uno puede ser arrullado por el ajear de las perdices.

Para ser publicado bajo la categoría de ‘posts con información perdediza que quiero conservar’.
Datos recopilados por Ignacio Oteiza F. y Marcos Oteiza G.

Written by Salvador Leal

febrero 11th, 2008 at 7:44 pm

TChM

with 13 comments

¿No les ha pasado que de repente voltean a todos lados en su oficina y odian a todas las personas? ¿Su día es gris y triste, sin emociones ni diversiones? ¿A pesar de que les gusta su chamba, llega un momento que no se aguantan ni a ustedes mismos? ¿Su creatividad está por los suelos y la última vez que soltaron una carcajada en la oficina fue durante la fiesta navideña del año pasado?

Elagus, legendario creativo de Básico FM y sobreviviente de diversas chambas de este estilo estableció una muy bonita política laboral que, debido a su eficacia, debería ser incluida en los lineamientos de recursos humanos de las empresas más importantes. La dinámica está más que probada en diversos ambientes y situaciones, aunque como todo, deben tomarse ciertas medidas antes de su aplicación.

Se llama “Viernes de Tu Chingada Madre”. Sí, así como sus puros y castos ojos lo leen. Y sí, suena violento, y sí suena grosero y sí está pensado para que suene violento y grosero. Pesado y rudo más que grosero. Pero muy efectivo también. Aquí les van unos ejemplos:

INT. OFICINA DE IMPORTANTE EMPRESA TRASNACIONAL
Persona 1 (revisando una pila de papeles): No puede ser posible…
Persona 2: ¿Qué pasó?
Persona 1: No encuentro la factura que nos dio el cliente la semana pasada. ¿No la tienes tú?
Persona 2: No. ¿No la tendrá tu chingada madre?
*risas*
*estrés liberado*
*misión cumplida*

EXT. COCHE EN EL TRÁFICO
Persona 1 (desesperada): ¡¡No vamos a llegar a tiempo!! ¡¡La reunión está a punto de empezar y nosotros seguimos aquí!!
Persona 2: Wey, tranquilo, no podemos hacer nada…
Persona 1: ¿Y si le hablamos al Licenciado y le decimos que vamos tarde?
Persona 2: ¿Y si mejor le hablamos a tu chingada madre?
*risas*
*estrés liberado*
*misión cumplida*

Como pueden ver, el “Viernes de tu Chingada Madre” tiene una enorme gama de usos y regresos en la conversación. Puede ser una pregunta, una respuesta, una afirmación. Es todo y es nada. Es, básicamente, una excusa para romper la tensión con algo que es tan pesado que da risa. Y claro, se puede utilizar en martes o en jueves, no importa. De hecho, puede convertirse en una política laboral constante como nos sucede en Básico FM.

Eso sí, tengan cuidado que una vez que comienza es muy difícil poder parar. Si no me creen, pruébenlo en sus oficinas.

… o pregúntale a tu chingada madre.

Written by Salvador Leal

agosto 27th, 2007 at 8:07 pm

Equilibrio

with 12 comments

Hoy, en un momento de epifanía, se me ocurrió una manera para ejemplificar las enormes diferencias existentes entre la cultura oriental y la cultura occidental. Y además de todo, les puedo decir que es una manera muy gráfica que me propongo exponer aquí para ver si logro expresar correctamente mi punto.

Veamos la Figura No. 1:

Ustedes no lo saben, pero el mundo occidental gira alrededor de esta figura. Si ustedes nunca antes la habían visto, no se preocupen que aquí estamos para explicarla, nomás sepan de entrada que todo lo que ven a su alrededor (su compu, el refresco que tienen enfrente, la ropa que traen puesta y hasta el hecho de que ustedes estén ahí sentadotes en lugar de que sus padres haya escogido tener un perro o darles un hermanito) es culpa de estos dos alegres compadres. Señoras y señores, con ustedes: la oferta y la demanda.
La Figura No. 1 es, en efecto, una Gráfica de Oferta y Demanda®. En ella se ve reflejada un mercado (el que ustedes quieran: el intercambio de cacahuates, el mercado de granos y oleaginosas, el mercado de clips) que tiene una demanda (lo que la gente del mercado quiere) y una oferta (lo que la gente del mercado ofrece). Y sí, cuando lo que se quiere se junta con lo que se ofrece, se tiene una determinada cantidad de bienes intercambiados a un precio determinado. En este ejemplo, nomás por ponerlo bonito, el precio al que se están vendiendo nuestros bienes es P* (y sí… los grandes economistas de verdad le dicen ‘pe estrella’) y la cantidad que se intercambia al precio P* es Q*.

Esto significa que en la Figura No. 1 no sólo estamos viendo un mercado. No señor. Arrodíllense y muestren respeto. Estamos viendo el éxtasis hecho gráfica, el Nirvana económico, el non-plus-ultra de las entelequias: tenemos un Mercado en Equilibrio.

Sabemos que está en equilibrio (pequeño tip para que los no-economistas asombren a sus engreídos amigos economistas) porque la P es P* y la Q es Q*. Si la P fuera P1, P2 (*risa contenida*) o Pn (*más risa contenida*) pues este no sería un mercado en equilibrio. Pero como las grandes mentes económicas del planeta Tierra han convenido (?) que cuando a una letra se le agrega un asterisco se ha llegado a donde ningún hombre ha llegado antes (el Capitán Kirk dixit), pues entonces eso significa que estamos en la meritita onda: el equilibrio.

Pero ahora les pido que le den un vistazo a la Figura No. 2:

Sí, ustedes que ahora ya son unos expertos me pueden decir que también ven un ‘mercado’, una ‘oferta’, una ‘demanda’ y, lo mejor de todo ‘El Equilibrio’ (inserte aquí sonido de gong… es más, insértenlo de verdad)

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.


Pero si somos más observadores, notaremos que este es un ‘nuevo’ equilibrio. Podemos ver que, por alguna razón (este año se cultivaron y cosecharon más cacahuates) la oferta ha aumentado y se ha movido hacia la derecha. Si lo pensamos durante un momento, veremos que resulta muy lógico que cuando hay más de algo, ese algo se vuelve más barato. Así que si este año el mercado fue ‘inundado’ por cacahuates (a los periódicos les encanta usar ese verbo en los temas económicos) eso significa que nuestro dibujito de la oferta se va a mover y que nuestra grafiquita va a cambiar.

Ahora tenemos un nuevo equilibrio. Un equilibrio de P* y Q* en donde el precio es más bajo que en la Figura 1. Y donde, debido a que los cacahuates están más baras, pues se van a intercambiar más… llegando a una Q* mayor que la de la Figura 1. ¿Me siguen? Hay un equilibrio aunque ahora el precio esté más bajo. Hay un equilibrio aunque los productores de cacahuate reciban menos dinero por cacahuate. Hay un equilibrio aunque los consumidores compren un cachuate barato. No hay igualdad en el asunto, hay equilibrio.

Finalmente, veamos la Figura No. 3:

¿Necesito decir más? Para la cultura oriental (y para muchos no-economistas en el mundo) el rollo del equilibrio tiene que ver con la igualdad del ying y el yang, con cierta armonía universal en donde a todos les toca lo que han dado, en donde el lugar en donde tú terminas y los demás comienzan tiene la misma cantidad de espacio. En el mundo de la oferta y la demanda, unos ganan y otros pierden. Y el equilibrio no se trata de que todos vivamos en Shangri-La… sino de que caminemos hacia adelante, produzcamos y obtengamos beneficios de nuestro trabajo.

P.D. Éste es uno más dentro de la serie de posts con tema económico. Otras reflexiones del estilo están aquí y acá.

Written by Salvador Leal

agosto 14th, 2007 at 12:27 am

Protegido: Nuevo Sonar, Mex.

with 19 comments

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Written by Salvador Leal

julio 31st, 2007 at 1:55 pm

Nota Mental

with 5 comments

XM Radio, una de las dos estaciones satelitales en Estados Unidos tiene una manera muy interesante de nombrar a su activo fijo. Leía por ahí que XM Radio cuenta con dos satélites para transmitir. ¿Sus nombres? “Rock” y “Roll”.

Un día de estos, cuando Básico FM sea un emporio mediático, propondré que nuestros satélites se llamen “Rico” y “Suave”.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Written by Salvador Leal

julio 14th, 2007 at 1:44 pm

Drogas I

with 10 comments

Uno de los primeros posts de este blog se remonta a los lejanos días de enero del 2004 y toca un tema que está muy de moda en nuestros días: el narcotráfico. Yo, ingenuo y ñoño de mí, lo toco de la manera en la que me siento más seguro, esto es, desde un punto de vista económico; hoy en día, el tema del narcotráfico se aborda desde una perspectiva más… mmmm… digamos, sangrienta.

Ahora retomo el tema pero bajo otra perspectiva, la de la necesidad (o conveniencia) que tiene un país del mercado de la droga. Sí, así como lo oyen. Para cuando termine este post, los habré tratado de convencer que el tráfico (legal o ilegal) de drogas, es necesario para nuestro país.

En las clases de Macroeconomía de cualquier universidad medianamente buena, hay dos o tres clases dedicadas a una cosa que se llama ‘Cuentas Nacionales’. Las ‘Cuentas Nacionales’ básicamente son la forma en la que se mide qué tanto produce un país, qué tanto gasta, cuántos productos compra en el extranjero y cuántos produce internamente y los vende a otros países. Ahí es donde nos enseñan conceptos que escuchamos en las noticias todos los días: que si el Producto Interno Bruto (PIB), que si la Balanza Comercial, que si las exportaciones o las importaciones. En un caso específico, las ‘Cuentas Nacionales’ son la mejor forma que se ha encontrado de contabilizar el valor monetario de la totalidad de servicios y productos finales que se fabrican en un país, que es lo que se conoce como PIB.

Sin embargo, como todo protocolo, tiene sus detallitos. Y uno de esos detallitos es que únicamente se contabilizan los bienes legales. Esto significa que cuando uno habla de que México tiene un Producto Interno de $1,837,261,145,500 pesitos, significa que solamente se están contando los intercambios dentro de la ley; aquí se contabilizan desde llantas de automóviles producidas en nuestro país, hasta cortes de pelo y refrescos producidos… pero no se incluyen mordidas, ni contrabando, ni, por supuesto, todo el dinero que se genera con la producción, distribución y comercialización de drogas.

Los economistas utilizan el PIB para medir el resto de las cosas de un país. Por ejemplo, dicen que los bancos prestan una cifra que representa el X% del PIB o que lo que PEMEX produce de petróleo es del Y% del PIB. Como la información del narcotráfico está dispersa y desorganizada (aún no hay una Asociación Nacional de Narcotraficantes de México que se dedique a recopilar los datos de todos), nadie sabe realmente cuánto dinero mueve el narco en total, pero algunos estiman que una cifra equivalente al 10% del PIB no es descabellada. Eso significa que hay alrededor de $183,726,114,550 pesos adicionales en nuestra economía que no son contabilizados; y ese dinero existe, tienen un efecto tremendo, pero no es considerado en nuestras cuentas nacionales.

Si ya han leído hasta acá, les aseguro que ya no falta mucho, aquí viene mi punto. Si el gobierno federal ha decidido hacer frente al problema del narcotráfico declarándole una guerra frontal… ¿cómo afecta eso a la economía de nuestro país? ¿Le conviene a México que de repente desaparezca una industria (legal o ilegal, eso no viene al caso ahorita) que aporta el equivalente al 10% del PIB? Bueno… ni siquiera lo piensen en México, ¿le conviene a algún país que el quiten el 10% de su PIB? Y lo que es peor, resulta que los narcotraficantes no sólo se dedican a vender y comprar droga, sino que también son consumidores como tú y como yo: compran automóviles, papitas y televisiones. ¿Cuál sería el efecto económico multiplicativo en otras ramas al eliminarles sus ingresos? ¿Cuántas cosas perfectamente legales se dejarán de comprar y vender por la falta de los narcotraficantes como agentes económicos?

Con esto no estoy diciendo que deberíamos dejar que el narco se apodere de nuestras vidas y nuestra economía. No. Lo que digo es que el efecto económico de acabar con el narcotráfico probablemente no haya sido del todo evaluado en cuanto a la conveniencia de erradicarlo por completo. Y que si se evaluara, muy probablemente nos daríamos cuenta de que la economía de México depende del dinero del narco mucho más de lo que creemos.

Continuará…

Written by Salvador Leal

mayo 31st, 2007 at 6:41 pm

Otra idea

with 4 comments

Después de un par de novelas y varios cuentos cortos, mi carrera como escritor tendrá más solidez y podré dedicarme a esos proyectos ‘especiales’ que siempre he querido hacer. Quisiera, por ejemplo, escribir una nueva versión de La Divina Comedia. Sí, lo sé, suena a un fusil herético de dimensiones escalofriantes. Pero la única razón por la que quiero hacerla es por la parte del Infierno.

En la nueva versión (mi versión) de la Divina Comedia, Dante bajará a un bar de mala muerte instalado en el sótano de un callejón en Londres. Humo, oscuridad y un calor sofocante lo cubren. Camina por las escaleras tocando los muros de ladrillo y escuchando el murmullo de voces más abajo. De repente, llega. La oscuridad se rompe por una pequeña luz que ilumina un escenario rodeado de miles de almas que no lograron la gracia; arriba, el vocalista se quita la chamarra y la deja a un lado. Comienzan a sonar los primeros acordes de una canción y Dante sabe, con certeza, que está entrando al Infierno.

Cancel my subscription to the Resurrection…

Written by Salvador Leal

mayo 27th, 2007 at 2:32 pm

¿Hay algo más increíble?

with 14 comments

Se me ocurren tantas cosas que decir. Pero sólo atino a pensar que la esperanza -en nosotros, en nuestro país, en todo lo bueno que hay en el planeta- existe. La siguiente imagen es, a mi punto de vista, tan perfecta, que me dolería mucho que fuera armada y no espontánea.

Me encantaría como comercial. Aún no sé de qué, pero adoraría verlo en televisión nacional en un spot de 30 segundos.

¡México!

Written by Salvador Leal

mayo 13th, 2007 at 5:31 pm

Los Nuevos Emperadores

with 17 comments

¿Alguien recuerda aquel cuento llamado “El traje nuevo del Emperador”? En él, se contaba la historia de un sastre que, dispuesto a cualquier cosa por atraer la admiración del Emperador y su corte, finjía mostrar un hilo de preciosa confección con el que haría un traje jamás antes visto por nadie. El hilo no existía, y por supuesto el traje tampoco… pero todos, desde el Emperador hasta el último habitante del pueblo admiraban y alababan aquellas ropas para evitar que se les considerara como tontos que no podían apreciar tal belleza. Hasta que un niño que vio pasar al Emperador simplemente gritó: “¡el Emperador está desnudo!”. Creo que a la fecha el Emperador no sale de sus aposentos de la vergüenza.

Yo sé poco de arte. Sé lo que me gusta y lo que no. Admiro y aprecio muchas formas artísticas que a muchos les parecerían estúpidas o indignas de aprecio. Otras me parecen simplemente incomprensibles (la danza, por ejemplo… lo sé, soy un naco); así que lo que aquí expongo está totalmente limitado por mi propio -y muy subjetivo- concepto de Arte™.

Spencer Tunick anduvo rondando este fin de semana por la muy noble y muy leal Ciudad de México. Este cuate es famoso por hacer fotografías en lugares públicos llenos de personas absolutamente desnudas. Él, por supuesto, justifica su arte. Y los participantes justifican su involucramiento en la fotografía. Durante la semana pasada, los diarios capitalinos estuvieron entrevistando a diversas personas que iban a desnudarse este domingo en el Zócalo y posar para Tunick. Unos hablaban de libertad de expresión, otros de sublimación artística, unos más decían que estaban interesados en los movimientos culturales de vanguardia y de cómo querían estar involucrados en algo tan edgy.

A mí me podrán decir muchas cosas. El mismo Spencer tendrá toda su argumentación muy bien armada. En lo personal hubiera preferido leer los testimonios de personas exhibicionistas que deseaban dejar huella fotográfica de su filia; se me hubiera hecho un poco más auténtico. Cínico quizás, pero de a deveras. Arte por aquí, arte por allá… pero cada vez que leía las razones para estar en una fotografía de Spencer Tunick no podía dejar de pensar en “El traje nuevo del Emperador” y decirle a la persona en cuestión: “wey… te estás desnudando, te están fotografiando… y ni siquiera te están pagando!”

Written by Salvador Leal

mayo 7th, 2007 at 12:17 am