SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

Archive for noviembre, 2008

El blog

with 5 comments

Cualquiera que haya tenido algún tipo de problema relacionado con escribir un blog personal se puede llamar, con todas sus letras, un bloggero. Y hay un tema que un bloggero simplemente no puede soltar porque es un tema con el que le cuesta trabajo lidiar: la autocensura.
Junten a dos o tres de sus cuates bloggeros; junten a un grupo de bloggers en un Chelas & Blogs y verán que, de repente, la conversación se vuelve de reunión de Alcohólicos Anónimos en donde cada uno va contando lo difícil que le resulta vivir cosas que no puede publicar por temor a que alguien se enfade, a que le traiga problemas en la chamba o a que después pueda ser usado en tu contra.

Ejemplos sobran en esos momentos. Digo, creo que muchos leímos, cuando abrimos nuestra cuenta en Blogger (que aún no era comprada por Google, those were the days) una serie de recomendaciones que comenzaban con un sencillo “no seas estúpido, piensa dos veces las cosas antes de publicarlas”. Y uno no hacía caso y de repente, del comentario más inocente (o el más divertido, en la mayoría de los casos), llegaban amigos y conocidos a reclamarte “oye, si la fiesta te aburría tanto, ¿por qué fuiste?”, “no puedo creer que pienses eso de mí… porque ese del que escribes obviamente soy yo”, “tus tías son tan agradables y tú las describes como verdaderos monstruos”, “oye, yo también estaba en esa aventura y nomás no aparecí jamás!”.

Así que, después del quinto enojo, uno aprendía a guardarse ciertas cosas y no publicarlas, sabiendo que le causarían problemas. Uno, hay que afrontarlo, escribe con un poco de tiento (por no decir “miedo”). Pero, además, sucede un fenómeno curioso. Cuando llega el clásico tipo que comenta que tu post apesta, tienes la capacidad suficiente de decir “hey, imbécil, si no te gusta, vete a leer a otro lado”. Claro, cuando llega alguien ‘en la vida real’ a reclamarte, lo único que atinas a responder es algo así como “esteeee, sí… bueno, yoooo… es que ese no eres tu; de verdad!”. Patético.

Conozco varios casos en que la cosa no termina bien. O para el bloggero o para el blog. Unos dejan de escribir para siempre, a otros se les pasa después de un rato y deciden volver a publicar pero “ahora sí, anónimo, para que nadie se entere”. Eso es lo que les dicen a sus contactos de messenger y compañeros de crimen. Por que ese es otro. Los que escriben blogs (aquí incluyo mis filias personales) nos sentimos un poco Clark Kent y Superman; de día somos Alicia, Elsa, Christian, Armando o Luis, unos mansos trabajadores en las filas laborales y por las noches nos convertimos en Alice, Yosola, Semidios, WOMS o Huevo, ácidos observadores de la realidad en la que vivimos.
De esto se desprende que la tarea del bloggero no es apta para personas con delirio de persecusión. Uno que lleva el suficiente tiempo en esto, sabe perfectamente cuántos llegaron a su blog buscando palabras clave en el último post o a través de una búsqueda en Google con su nombre verdadero. Y, alguien con verdadera obsesión podría estar preguntándose todo el día cuántas personas de su oficina saben que, uno, además de ser un disciplinado burócrata, también escribe sandeces en internet.

Si en mis manos estuviera, propondría que en la siguiente Semana de la Comunicación de alguna universidad, o Coloquio de Blogs, o Encuentro Bloggero o algo así en donde la gente se junta a platicar del presente y futuro de la blogocosa, yo organizaría una mesa redonda en donde la gente pudiera exponer sus frustraciones (y opiniones también) generadas por la autocensura a la que se ven expuestos los escritores de blogs personales.

Yo nomás me dedicaría a moderar la conversación. Obvio. ¿Quién les ha dicho que este es un blog personal?

Written by Salvador Leal

noviembre 27th, 2008 at 1:00 pm

Posted in blog,blogosfera

Fuentes

with one comment

Sí, está de moda. Ni modo.
Pero hay frases que, por lo que son, necesito poner acá.

“Uno debe tener mucho miedo al escribir. No es un acto natural como comer, o hacer el amor, es en cierto modo un acto contra natura. Es decirle a la naturaleza que no se basta a sí misma, que necesita otra realidad, la imaginación literaria”.
– Carlos Fuentes

Written by Salvador Leal

noviembre 26th, 2008 at 11:19 am

Posted in arte,literatura

Malo

with 6 comments

Hay momentos en los que uno tiene un mal día. O una mala semana. O un mal mes. Incluso un mal año. De repente volteas hacia atrás y descubres que hace mucho tiempo que no te has carcajeado hasta que se te salen las lágrimas, o que no recuerdas la última vez que te pudiste relajar por completo sin pensar en absolutamente nada.

Si tú eres de esos, esta canción y este proyecto (increíble, por cierto) es para ti.

Written by Salvador Leal

noviembre 25th, 2008 at 2:27 pm

Posted in música

Quantum

with 3 comments

No. No vayan a ver la nueva película de James Bond. Neto. No vayan.
Miren que soy refan de toda la serie. Pero ahórrense unos pesitos y véanla cuando salga en el Blockbuster. O en Canal 5. O cuando se suban al avión y la estén pasando.

Neto.

Written by Salvador Leal

noviembre 21st, 2008 at 2:14 pm

Posted in medios

Musa paradisiaca II

with 7 comments

A una semana del inicio de la Dieta de la Musa Paradisiaca, el resultado: -1.54 kgs.

A ver si se mantiene la tendencia…

Written by Salvador Leal

noviembre 14th, 2008 at 10:50 am

Posted in pointless a secas

Reto

with 2 comments

A tí, joven trabajador de la Condechi.
A tí, amigo publicista que estás a la última moda.
A tí, amiga veinteañera que cree que lo retro es lo de hoy.
A tí, comunicólogo de vanguardia que se viste como si fuera 1985.
A tí, universitario/a que realmente cree que la moda de los ochentas era buena.
A tí, que no los viviste pero que los idolatras.

Sí, a todos ustedes. Los reto a que vivan el VERDADERO espíritu de los ochenta y no una idealización empaquetada en colores pastel y peinados ‘cool’. Venga, salgan a la calle vestidos así:

El de los suetercitos es invaluable y si le preguntan a cualquiera que haya vivido esa época, les va a confirmar: ESO SÍ ES OCHENTERO. Anden, vamos. ¿Mucha moda, no? ¡Órale!

Fuentes (para horas y horas de diversión): Sexy People y We Have Lasers

Written by Salvador Leal

noviembre 12th, 2008 at 12:25 pm

Posted in nostalgia

Musa paradisiaca

with 5 comments

Ese es de los datos inútiles -pero curiosos- que me sé, que más me gustan: el nombre científico del plátano es “musa paradisiaca”.

**

Todos los días recibo, sin exagerar, alrededor de 12 newsletters que versan sobre distintos temas. Todos ellos serios, todos ellos extensos, todos muy interesantes. El de hoy, cortesía del Harvard Business Publishing dice:

Japanese consumers eager to try the latest fad diet to sweep the country — the Morning Banana Diet — are finding it difficult to purchase the fruit that gives the diet its name. Invented by a pharmacist, Sumiko Watanabe, to help her husband, Hitoshi, lose weight, the Morning Banana Diet took off when he discussed his weight loss of 37 pounds on mixi (www.mixi.jp), one of Japan’s largest social networking sites. When a TV show profiled an opera singer who lost 15 pounds in 6 weeks on the diet, a banana shortage was born.

Life Corporation, which runs 201 supermarkets throughout Japan, has seen a 70%-80% increase in weekly sales, and Dole Japan, a leading importer, has boosted imports by 25% — and still can’t keep up with demand. Books about the diet have so far sold about 730,000 copies.

Así lo como lo leen. La Dieta de la Banana (sé que se dice ‘plátano’, pero no suena tan catchy) parece ser una sensación en Japón. Por lo menos así lo demuestra el aumento en el consumo de plátano. ¿Qué es lo increíble? Que es facilísima. ¿Qué onda… la intentamos?

Reglas (tomadas vilmente de internet, googléenlo ustedes si no me creen)

Desayuno
Uno o más plátanos, hasta que ya no tengas hambre. Sólo plátanos. Acompáñalos con agua simple al tiempo.

Tentempié
Algo ligerito para aguantar para la comida.

Comida
Lo que quieras.

Cena
Lo que sea mientras que sea antes de las ocho de la noche. No puedes comer nada después de esa hora. Otra cosa importante es que te tienes que ir a dormir antes de la medianoche. No hay excusas; para las 12, tienes que estar dormidito.

Como se pueden dar cuenta, la dieta tiene la fórmula perfecta de “metafísica” (el agua al tiempo y dormirse antes de la medianoche) y también es lo suficientemente fácil para quien puede controlar una de sus comidas al día, pero no todas (nunca falla que uno no puede salir a comer y tiene que pedir o ir a la maquinita de las botanas).

Este lunes comienzo. Les voy contando cómo me va.

P.D. Aquí les dejo un artículo de la revista Time acerca de la dieta.

Written by Salvador Leal

noviembre 7th, 2008 at 7:01 pm

Posted in pointless a secas

Primeras Planas

with 2 comments

Cuando salí hoy de mi casa, iba con la firme intención de comprar al menos tres periódicos del día.
Sí, lo sé. Para los clavados en internet como yo (y mi generación, y mi círculo cercano), los periódicos comienzan a ser reliquias que caducan mucho antes de que siquiera comiencen a imprimirse en la madrugada.
En un mundo lleno de información (y de “información”) como el nuestro, las noticias que incluye un periódico que cierra su edición a las 7 de la noche (a las 11 cuando las noticias son importantes), son cosas que pasaron hace once o doce ‘refreshs’ de distancia.

Sin embargo, coleccionar periódicos es una costumbre que tengo desde hace muchos años. Creo que mi colección inicia con el levantamiento zapatista del 94 y se cierra con las 9/11. Desde entonces había dejado abandonados mis recortes en una repisa de mi librero y no lo había vuelto a tocar. Supongo que no habían habido noticias que me llamaran la suficiente atención como para guardarlas. Hasta hoy.

Bueh, miento. En la oficina tengo guardados tres ejemplares de los tres días más fuertes de la crisis económica del mes pasado. Pero hoy recordé con más fuerza mi colección de primeras planas, porque justamente recopila el tipo de noticias que son atemporales: tragedias y triunfos que tocan lo más humano de nosotros. Por un lado está la esperanza del futuro y por el otro la dura certeza de un destino escrito con fuego.

El de ayer es uno de estos días en los que uno está convencido que vivimos en tiempos interesantísimos. Seguramente es un pensamiento muy similar al del resto de los seres humanos que nos antecedieron y al de los que vendrán; pero hay que aceptar que cierta capacidad de asombro que tenemos medio adormilada despierta con estos eventos.

Ya tengo aquí al lado mis primeras planas del periódico de hoy. Pienso, como los otros, guardarlos y leerlos en un par de años; cinco o diez años más. Leer un periódico viejo es como tomar la foto de un día no sólo del acontecer nacional sino de nuestra propia vida. Nos invita a recordar qué hacíamos mientras leíamos el encabezado y qué pensábamos al recorrer las hojas del diario. Nos dice también quiénes éramos nosotros.

Ahora que, gracias a internet, y particularmente al Newsmuseum, podemos ver y quedarnos para siempre con las primeras planas de los periódicos (sólo gringos, en este caso). Denle chance; hoy todo el mundo quiere ver las imágenes históricas… por eso mejor háganle como yo. Espérense unos días (o semanas, o años) y regresen.

Algunas veces las noticias viejas saben mucho mejor.

Written by Salvador Leal

noviembre 5th, 2008 at 8:30 pm

Lo dije yo primero!

without comments

En cuatro/ocho años, segurito sale algún aspirante a la nominación demócrata/republicana que también sea afroamericano y cuyo slogan sea: “once you go black, you never go back!”

He dicho.

Written by Salvador Leal

noviembre 5th, 2008 at 11:26 am

Posted in política

Big O

with 3 comments

Written by Salvador Leal

noviembre 3rd, 2008 at 9:19 pm

Posted in política