SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

Archive for 2007

UDVIAL

with 8 comments

A mí, como a muchos de ustedes, me molesta un poco tener tantas actividades sociales durante el mes de diciembre. Muchas cenas, muchas comidas, muchas reuniones con personas a las que queremos pero en donde invariablemente uno termina conviviendo con gente desconocida que no tiene necesariamente los suficientes skills conversacionales que uno deseara para una reunión navideña.

Asistir a este tipo de eventos, sin embargo, puede traer sorpresas… como me sucedió hace una semana en la cena de un viejo amigo de la universidad. Estando algo aburrido en la sala del departamento de soltero de mi cuate, comencé a conversar con un tipo algo extraño del tipo ‘artista de la Condesa’ (weh) pero alivianadón. Luego llegó su pareja y después de que les conté a qué me dedico yo (guión que tengo perfectamente aprendido y que dura 3 minutos máximo) ellos procedieron a decirme lo que hacían. Y quedé impactado.

Resulta que trabajan para una cosa denominada UDVIAL o UDVVial o algo así, que son las siglas para Unidad Dramática Vial de la Policía Federal Preventiva. Y ustedes se preguntarán “¿unidad dramática vial?” que fue exactamente lo mismo que yo pregunté. Y me explicaron.

Resulta que a finales del sexenio pasado, la PFP realizó un estudio en nuestro país con base en experiencias aprendidas en Italia, Chile y Argentina acerca de los accidentes en las carreteras en la temporada alta. El estudio en particular se enfocaba en medir la ocurrencia de accidentes viales en una carretera determinada después de que los conductores habían visto un par de accidentes. De acuerdo con los resultados del estudio, los conductores no hacían mucho caso de los límites de velocidad en una carretera en donde, durante su trayecto, no veían ningún accidente, creyendo que la carretera era una vía segura. Sin embargo, si los conductores veían un accidente en el camino, a partir de ese momento el respeto a las señalizaciones y los límites de velocidad aumentaba hasta en un 80%. Con lluvia y neblina, incluso los conductores más permisivos obedecían al 100% el límite de velocidad después de haber visto un accidente en el camino.

Y ahí es donde a nuestras autoridades se les ocurrió la creación de la UDVial. Juntó a un grupo de ex-performanceros, estudiantes de actuación y maquillistas del Centro Universitario de Teatro para hacer escenificaciones de accidentes en las principales carreteras de nuestro país con el objetivo de que los conductores, después de haber visto un accidente, redujeran sus niveles de velocidad y obedecieran las señalizaciones.

No puedo negar que me quedé con la boca abierta. Este cuate me explicó que sus escenificaciones pueden durar hasta cinco horas, dependiendo de los niveles de tráfico de esa carretera; lo más complicado es, por supuesto, la instalación de un par de automóviles chocados, pero una vez que se encuentran en su lugar, llegan en una camioneta media docena de actores que ya saben perfectamente sus papeles a pesar de estar en constante rotación. Un día puedes ser la víctima mientras que al día siguiente eres parte de la gente que ‘se detiene para ayudar’. Otra de las cosas que me dijo es que la escenificación más grande en la que él y su novia han participado fue durante tres noches el pasado verano en la Autopista del Sol en donde se armó una colisión de cuatro automóviles y un poco menos de treinta actores involucrados. De acuerdo con las cifras, antes de la escenificación los automovilistas van un promedio de 35% arriba del límite de velocidad; inmediatamente después de la escenificación, el porcentaje es de 25% debajo del límite de velocidad. Incluso una hora después de que pasaron la escenificación, la cifra alcanza apenas un 2% arriba del límite.

Me he tratado de meter a la página de la PFP buscando más información pero hasta el momento no la he encontrado. Eso sí, conocer a este par de personas me ha hecho redimensionar las reuniones navideñas y el tipo de personas que asisten a las mismas. Juro que a partir de ahora iré con mucho más gusto y curiosidad… ¿O no?

Written by Salvador Leal

diciembre 26th, 2007 at 12:54 pm

Posted in pointless a secas

Estrellado

without comments

En estos días la posteada ha estado muy difícil. Entre la chamba, los compromisos navideños y la vida en general, nomás no he podido acercarme al blog. Pero eso no deja de quitarnos una muy bonita tradición de estas fechas en SalvadorLeal.com: invitarlos a leer el cuento La Estrella de Arthur C. Clarke.

Disfrútenlo que ya regreso.

Written by Salvador Leal

diciembre 23rd, 2007 at 2:48 pm

Posted in medios

YMCA

with 5 comments

Encontrado en las marañas de Facebook…

Y sí, soy muy muy fan de la foto. Si hubiera un Leal Awards 2007, ésta sería la que ganaría el premio a ‘La Mejor Foto del Año’

Written by Salvador Leal

diciembre 19th, 2007 at 2:56 pm

20159

with 2 comments

Uno nunca sabe cuándo los recuerdos te guiñan el ojo.
Generalmente los dolorosos son los que te sorprenden en el momento menos pensado. Vas escuchando la radio y de repente suena una canción que te transporta a momentos felices que compartiste con personas que ya no están. O hueles un aroma viejo como el recuerdo que despierta. O pruebas un sabor que probaste cuando todo era diferente. Hasta tú.

Hoy, haciendo una búsqueda improbable, me encontré con el viejo sitio de mi programa de radio en el ITAM: Micro 20159. Y tuve que estar unos buenos 30 minutos acordándome de cosas que ya no son y gente que ya no ronda en mi vida.

Y a pesar de todo, no puedo evitar sonreír.

Written by Salvador Leal

diciembre 14th, 2007 at 5:14 pm

Posted in medios,nostalgia

Lada

with one comment

No sé ustedes (le hablo a mi generación, esa que nació a finales de los 70) pero cada vez que me dan un número telefónico que comienza con 91, me saco de onda.
Yo, como ustedes, crecí cuando en México la clave Lada de larga distancia era, justamente 91 (no 01 como ahora), así que cada vez que me dan un número telefónico que comienza con 91 (como los de las oficinas que están en Santa Fe, por ejemplo) siento que me están dando un número de provincia y que voy a gastar un dineral en la llamada.

La vida es dura en el Planeta Salvador Leal.

Written by Salvador Leal

diciembre 12th, 2007 at 8:03 pm

Preocupación

with 3 comments

Un ñoño como yo siempre se ha preocupado por las calificaciones. De hecho, parte de mis problemas en el mundo real -una vez salido de la Universidad- era cómo diablos le iba a hacer La Realidad® para decirme mi calificación.

Me preocupa que antes, en la escuela, yo era ‘el matadito’, ‘el inteligente’ o, por lo menos ‘el ñoño insoportable’. Ahora, debido a Facebook, soy:

¿¿’kindest’?? ¿¿’merriest’?? ¿¿¿NICEST???
Puaj, creo que necesito cambiar de personalidad.
O de amigos en Facebook.

Written by Salvador Leal

diciembre 10th, 2007 at 3:02 pm

Posted in pointless a secas

Bañado con miel

with 6 comments

En mi primaria, el tres veces glorioso Instituto México, sabías que se acercaba la época navideña cuando nuestro profesor de canto comenzaba a “enseñarnos” villancicos. Utilizo las comillas en el verbo “enseñar” porque la verdad es que más de la mitad de los trogloditas que asistían a clases no podía emitir un ‘Do’ ni aunque su vida dependiera de ello.

Nuestro maestro de música se llamaba Ángel Novoa y era un ser verdaderamente excéntrico, como sacado de una ópera italiana. Era famoso porque, durante los actos cívicos mensuales, era el que daba el conteo a toda la escuela para que echara la porra al instituto justo después del himno.
Releo el párrafo y creo que me he saltado un par de ideas: sí, mi primaria tenía himno y sí, mi primaria tenía una porra. Y si bien el himno no era cantado con exactitud (ya ven cómo se le dan a los niños eso de cambiar la letra de las canciones), toda la escuela, 2,500 almas, se unían a la porra al Glorioso Instituto México. Y el encargado de contar ‘uno, dos, tres’ antes de que la porra comenzara, era Ángel Novoa.

Lo pienso dos veces y creo que sí me gustaría una chamba como la de él.

En fin. La única persona más extravagante que el profesor de música era su esposa, Cecilia Valdés, que era quien tocaba el piano durante las horas de clase. Doña Cecilia (que muchos, muchos años después, supe que era una virtuosa de clase mundial) venía vestida con estolas, abrigos y bufandas en los días más calurosos del año. Unos días se pintaba el pelo de rojo, otras de café; algunas veces usaba una bolsa enorme decorada como papel tapiz y otras traía un paraguas sin ninguna utilidad aparente. Eran la pareja perfecta. Y los dos daban clase de música a todos (TODOS) los salones de mi primaria, es decir, a las 2,500 almas que echaban la porra del Instituto México el día de actos cívicos.

Decir que era clase de música es decir demasiado. La verdad es que la primera vez que las generaciones veían una nota musical era hasta que llegábamos a la secundaria y ahí, La Vitola, pretendía enseñarnos la diferencia entre un Fa sostenido y un Re bemol. Pobre.
Lo que nos enseñaban los profesores de música era, básicamente, a cantar canciones típicas mexicanas. Gracias a ellos conocí ‘La Bikina’ antes de que la cantara Luismi, cantamos una cosa llamada ‘De niño quise una estrella’, corridos, boleros y demás repertorio que nos permitieron no sólo sobrevivir sino destacar en visitas posteriores a cantinas y bares de mala muerte.

Con esto dicho, regreso al inicio del post; te dabas cuenta que la época navideña se acercaba porque una mañana don Ángel repartía hojas con una canción que, creo, se llama ‘Los 12 días de Las Posadas’ y que era una adaptación al español de la canción ‘Twelve days of Christmas’.
Y todo este choro mareador me lo eché únicamente como pretexto para publicar la letra de dicha canción que he buscado incesamente en internet y que no había podido encontrar. En una comida reciente con viejos amigos de la primaria, esta canción salió a la conversación y nos dimos cuenta que no recordábamos qué decía exactamente la canción. Después de desempolvar las memorias y los recuerdos, aquí está. Sirva entonces como un servicio a todos aquellos que han buscado la letra -críptica y rara- de “Los 12 días de Las Posadas” (que no tiene sentido porque en México no son 12 sino 16 y porque si alguien llegara a la posada con seis gansos finos todos lo veríamos como venido de otro planeta).

El primer día de posadas, mi amada me mandó
Una pera bañanda con miel

El segundo de posadas, mi amada me mandó
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El tercer día de posadas, mi amada me mandó
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El cuarto de posadas, mi amada me mandó
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El quinto de posadas, mi amada me mandó
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El sexto de posadas, mi amada me mandó
Seis gansos finos
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El séptimo que pasa, mi amada me mandó
Siete cisnes blancos
Seis gansos finos
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El octavo de posadas, mi amada me mandó
Ocho lecheritos
Siete cisnes blancos
Seis gansos finos
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

Al noveno que pasa, mi amada me mandó
Nueve danzantes
Ocho lecheritos
Siete cisnes blancos
Seis gansos finos
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El décimo que pasa, mi amada me mandó
Diez nobles cojos
Nueve danzantes
Ocho lecheritos
Siete cisnes blancos
Seis gansos finos
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El undécimo que pasa, mi amada me mandó
Once tamboras
Diez nobles cojos
Nueve danzantes
Ocho lecheritos
Siete cisnes blancos
Seis gansos finos
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel

El duodécimo que pasa, mi amada me mandó
Doce flautistas
Once tamboras
Diez nobles cojos
Nueve danzantes
Ocho lecheritos
Siete cisnes blancos
Seis gansos finos
Anillos Real
Cuatro jilguerillos
Tres pollas cluecas
Dos tortolitas
Y una pera bañada con miel!

Written by Salvador Leal

diciembre 7th, 2007 at 1:15 pm

WTF II

with 4 comments

Leche, ya.
Huevos… ya
Detergente, galletas, jamón. Ya, ya, ya.
Vuelo al espacio, ya

Mmmm… ahora que lo pienso, la abuela ha tenido muchos achaques últimamente

El único problema va a ser cómo lo amarro arriba de la camioneta…
Más información, en la página de Costco (no se pierdan el “The Lady of Guadalupe Casket“)
Gracias, Tomate!

Written by Salvador Leal

diciembre 5th, 2007 at 1:24 pm

WTF

with 5 comments

Leche, ya.
Huevos… ya
Detergente, galletas, jamón. Ya, ya, ya.

Vuelo al espacio… mmmm, creo que me hace falta.

Más info, en la página de Sam’s México.

Written by Salvador Leal

diciembre 5th, 2007 at 12:13 pm

Randomly

with 3 comments

1. Hace años, las lecturas de Ideas y Problemas en el ITAM me quitaban tiempo para leer los libros que realmente quería leer. Hoy, mi chamba interfiere con el tiempo que quisiera dedicarle al Facebook.

2. El fin de semana tuve una epifanía: vi que los cigarros tienen fecha de caducidad. Y me pregunté a mí mismo: “Eso significa que si los fumas después de la fecha de caducidad, ¿qué? ¿te pueden hacer daño?”. Momento zen.

3. También redescubrí que me encantan los aeropuertos, que viajar en avión nunca deja de fascinarme y que no hay como estar en uno de los centros turísticos más importantes del país y que tus piececitos no puedan ni siquiera tocar la arena debido a “La Agenda”.

4. “La Agenda” es una entelequia, un mito, una leyenda, y al mismo tiempo, una realidad. Hay que obedecer a “La Agenda” pero “La Agenda” puede cambiar siete veces durante los próximos 10 minutos. “La Agenda” muta todos los días, todos los minutos, todos los segundos. Si “La Agenda” no está acorde a la realidad o no obedece a las leyes físicas del resto del planeta, es problema de la realidad, no de “La Agenda”.

5. ¡Bienvenido sea diciembre! Si soy la persona a la que le das en alguno de los intercambios de regalos en los que estoy metido, no dudes en visitar mi Wish List Oficial de Amazon. Igual y no te late comprar vía internet, pero por lo menos tendrás una idea de las cosas a las que les traigo ganas o las manías que caminan por mi mente.

6. Una pequeña nota de sabiduría:

Imagen tomada en el Mother Hubbard’s de Acapulco.

Written by Salvador Leal

diciembre 3rd, 2007 at 1:19 pm

Posted in de todo un poco