SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

Archive for the ‘un dia en los noventa’ Category

1999

with one comment

Dejar la prepa y entrar a la universidad, es probablemente, lo que más trabajo me ha costado.
En 1997 yo no tenía idea de qué era lo que quería estudiar; hoy que lo veo a la distancia, sé que debería haberme tomado por lo menos un semestre sabático, pero hay pocas cosas más poderosas que la inercia de un ñoño que sólo saca dieces.

La última parte de la década de los noventa me agarró en la desubicación total. En aquél entonces, eso me molestaba bastante; se suponía que uno entraba a la universidad y vivía cosas mejores que la preparatoria. En mi experiencia de aquellos primeros años universitarios, la preparatoria era el único referente que me movía; mis viejos amigos, mi vieja escuela, mis viejos hábitos. Dejar la preparatoria, y dejar la década de los noventa, me costó. Nos costó. Pero lo logramos.

Poco a poco nos fuimos convirtiendo en las cosas que queríamos (o teníamos la capacidad) de ser. Las caras que conocimos en la década de los noventa se nos traslapan como un collage de imágenes que son totalmente anacrónicas y pasadas de moda. Las caras de Facebook tienen menos pelo, más cachetes, menos vida en los ojos.
En el caso de otros, la vida y sus circunstancias han sido más benévolas. Pero finalmente el tiempo nos alcanzó a todos.

El asunto de Un Día en los Noventa salió de la nada pero sirvió para que, por lo menos por un rato, un grupo de amigos y conocidos nos pusiéramos a pensar cómo éramos antes y qué somos ahora. Si bien el objetivo pudiera sonar filosófico, la verdad es que fue más lúdico que otra cosa. Finalmente, recordar no es tan costoso como quedarse en el recuerdo.

Les agradezco y les mando un saludo a todos los que se animaron a seguir esta pequeña extravagancia en Facebook, Twitter, Messenger, et.al. El próximo año me cae que hasta armamos una fiesta.

Y pus ya para acabar, los dejo con mi canción favorita de los noventa. Es de referencias algo oscuras pero creo que se defiende bien con el paso de los años. Es de un grupo llamado The Grays y se llama ‘Very Best Years’…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Written by Salvador Leal

septiembre 4th, 2008 at 10:52 pm

905

with one comment

Yo no quería celular.
Contrario a lo que todos pudieran pensar, tardé un poco más de lo normal para tener celular. Yo, simplemente, no quería traer uno. La razón era simple: para mí, el celular era una correa con la que mis papás podrían saber en donde estaba yo en cada momento de mi vida.
Y yo, por supuesto, no quería eso. Yo no quería celular.

A la fecha, creo que mis papás me jugaron una mala pasada. Mi papá tuvo Skytel y celular muchísimo tiempo antes que yo, gracias a la chamba. La siguiente que tuvo celular fue mi mamá; en aquellos tiempos, Iusacell era amo y señor del mercado, así que fuimos a un Centro de Atención Iusacell a contratar un plan (muy al principio, no te vendían un celular si no tenías contrato fijo).

A finales de 1998, mi papá se cambió de trabajo por lo que mi mamá llegó un día y me dijo que había que ir a Iusacell por un celular. Me acuerdo porque imprimieron una lista de números disponibles para que escogiéramos el que más nos gustara. Yo vi uno de fácil recordación y pensando en mi papá, les dije que queríamos ese.
Al llegar a casa, mi papá nos enseñó el celular que le habían dado en el trabajo ese mismo día. La solución era clara: el celular con el número de fácil recordación que yo había escogido en Iusacell pasaría a ser mío desde entonces.

Era finales de 1998 y era un hermoso teléfono Star Tack. Jamás hubiera pensado que pasarían 10 años y yo seguiría con mi mismo número telefónico, que un día los teléfonos tomarían fotos, mandarían correos electrónicos y tendrían localizadores satelitales.

En aquellos momentos, un celular ni siquiera mandaba mensajes escritos. Y uno no marcaba 044, marcaba 905-5-08-88-03.

Y bueno, ya ni hablemos de cuando le aumentaron un 5 a los teléfonos del D.F. o le quitaron tres ceros al peso…

Rolita! Rolita! Rolita!

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Written by Salvador Leal

septiembre 4th, 2008 at 7:40 pm

Verano

with 7 comments

Lo que recuerdo del verano son muchas cosas. Pero si tuviera que quedarme con una sola de ellas, sería el Verano Blockbuster.
(sí, lo sé… es super ñoño; seguro que otros recuerdan sus veranos noventeros en ‘Aca, weh’ o en Bail… digamos que es una licencia literaria para poderles poner la canción con la que cierro el post, ok?)

En la década de los noventa fue la época en donde vi más películas por día. Y en el verano, la cantidad de VHS que rentaba (dios, ¿dije VHS?) se cuadruplicaba pues mi verano era de casi tres meses y medio gracias a que los que exentábamos materias no teníamos ni siquiera que presentarnos a la escuela.
Por lo menos tres veranos de la década de los noventa fueron “Veranos Blockbuster”. Lo sé porque en mi colección de CD’s guardo los discos que te regalaban cuando terminabas la promoción. Si mal no recuerdo, al inicio del verano te daban una tarjetita en donde iban marcando cuántas rentas tenías durante los siguientes meses; al tener toda la tarjeta perforada, te ganabas un disco y artículos promocionales de las películas del verano.

Los promocionales nunca me llamaron la atención, pero tener la posibilidad de hacerme de música gratis era una sensación absolutamente atractiva para entrarle a la promoción (no, ni Napster, ni Limewire, ni Audiogalaxy, ni Rapidshare existían aún). Así que básicamente hacía todo lo que podía para lograr juntar todas las rentas necesarias para mi CD, pues además de todo, la música estaba muy bien seleccionada. Bueh, por lo menos los primeros tres años, pues creo que la razón por la que dejé de rentar películas en el verano no fue debido a que mis veranos mejoraron sino más bien a que los CDs se volvieron más chafas.

Debido a eso, poner un disco de Blockbuster hace que mi mente se transporte a aquellas tardes interminables de palomitas y VHS. Y totalmente noventeras.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Written by Salvador Leal

septiembre 4th, 2008 at 12:50 pm

Un Día en los Noventas

with one comment

Que comience, como todo lo bueno, con un poco de música…

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Written by Salvador Leal

septiembre 4th, 2008 at 7:36 am