SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

La vida on-line II

without comments

¿Pero qué tan on-line es mi vida on-line? ¿Mucho, poco, nomás un tantito? ¿Cuántas plataformas de redes sociales y para compartir información tienen? ¿Dos? ¿El mail nomás? ¿Entraron a Facebook y ya se sienten en la cúspide del social networking?

En adición al post anterior sobre mi vida en línea, creo que es bueno hacer un listado de las diez princiapes plataformas que utilizo como medio de comunicación on-line (off-line nomás que nos sentemos en un bar y les comience a sacar recortes de periódicos, ¿no?). Las plataformas que utilizo son importantes pues son justamente las que delimitan quién (o qué) soy on-line versus lo que hago, digo, leo, escucho, pienso, trabajo, en mi vida off-line.

Venga pues la lista de plataformas:

1. SalvadorLeal.com. [link] El blog. Mi blog. Este blog. Donde empezó todo. Y donde, desde hace dos meses, también se puede tener acceso a mis últimos tuits y mis lecturas recomendadas del Google Reader (ver la columna de la derecha). Como todos los que tenemos un rato en esto de la vida on-line, he intentado dejarlo (al menos dos veces, y una extra que lo desconecté) pero no fue sino hasta que el Twitter llegó a mi vida que realmente dejé de escribir constantemente en el blog. Ahora lo estoy recuperando, poco a poco. Me gustaría escribir más, decir más, pensar más, ponerle más cosas. Desgraciadamente eso requiere (mucho) tiempo que ya no tengo. O de una mejor organización de mi tiempo que no estoy dispuesto a tener por el momento.

2. Google Reader [google.com/reader/shared/salvadorleal] Mi plataforma más querida y adictiva. Más, mucho más que el Twitter. Si de algo estoy seguro es que en estos años pasé de ser un escritor de blogs (no sólo escribí en el mío, sino que participé en tres o cuatro blogs comunales) a ser un lector ferviente de blogs. En un consumidor de información, vaya. Estoy leyendo todo el tiempo. Y gracias al Google Reader, mis lecturas son organizadas, eficientes y precisas. En mis compartidos pueden leer todo lo que me interesa justo en ese momento y que incluye una amplia gama de temas que no voy a desglosar aquí. Si quieren echarle un ojo, son más que bienvenidos.

3. Twitter [twitter.com/salvadorleal] La plataforma de microblogging por excelencia. Cuando supe de twitter, en el lejano año de 2007, me pareció el colmo de la intensidad bloggera. “¿Pues quién diablos va a querer decir qué está haciendo o pensando justo en ese instante y con una limitación tan grande de caracteres?”, me pregunté. Diez mil tuits después, me asumo como tuitero, si no profesional, sí incurable. Como me pasó con el blog, el tuiter me ha dado acceso a personas (no necesariamente “famosos”) con las que jamás pensé que podría toparme. Aún no somos cuates, pero en el equivalente físico, el resto de los tuiteros y yo somos los que se reconocen y asienten con la cabeza cuando se encuentran en un pasillo de la escuela.

4. Facebook [facebook.com/salvadorleal] Comencé en Facebook como evolución natural del Hi5 (qepd) y si bien al principio era fan de pasarme horas viendo las fotos de mis amigos y la de los amigos de mis amigos y la de los amigos de los amigos de mis amigos… la verdad es que poco a poco ha dejado de ser atractivo. Ahora se ha convertido en una herramienta que, como el Messenger, me permite tener a mis cuates/amigos/conocidos en un sólo lugar y al alcance de un par de clics. Y enterarme de los daños ocurridos durante el último fin de semana.

5. Blip [blip.fm/salvadorleal] Tengo una fijación con compartir música (complejo de DJ que le dicen), así que, gracias a eso, Blip se ha convertido en una de mis plataformas de batalla. Además se sincroniza automáticamente con Twitter y Facebook, lo que permite que no sólo mis seguidores en Blip sino todos mis contactos (¡en tres plataformas distintas!) escuchen mis recomendaciones sonoras. Sí, lo sé, tengo problemitas.

6. Tumblr [salvadorleal.tumblr.com] Pues resulta que me compré un iPad. Lo compré con la única finalidad de utilizarlo como lector de libros y revistas electrónicas, pero gracias a Instapaper también lo he comenzado a utilizar para leer los artículos por internet que no me da tiempo leer en la oficina, en mi casa o en el teléfono. Con Instapaper no sólo he comenzado a leer más de lo que ya de por sí leía, sino que me permite compartir frases o párrafos que considero interesantes… y ante la imposibilidad de compartirlos a mi blog (pues tampoco vendría mucho al caso), he decidido abrir un Tumblr y utilizarlo como libretita de recortes, subrayados y reflexiones. Sí, es como ser una niña preparatoriana pero 2.0

7. LinkedIn [mx.linkedin.com/in/salvadorleal] La más aburrida de todas mis redes sociales. LinkedIn es como un Facebook, pero para relaciones de trabajo. Supongo que hay que tenerlo (y por eso lo tengo) pero mi interés por actualizarlo tiende a cero día tras día.

8. Flickr [link] Otra de las plataformas que no me gusta usar. Por principio de cuentas, porque uno necesita una cuenta de Yahoo (correo que no utilizo ni utilizaré) y después porque mi fascinación por sacar fotos terminó muy pronto. Es más, ahora sé que si no saco fotos de algún evento/viaje/fiesta/boda no habrá ningún problema, pues alguien más la subirá al Facebook y las taggeará. Mi preferencia por Google me hizo abrir cuenta en Picasa [link], en donde no tengo prácticamente nada, porque supongo que no soy el target ni de Flickr ni de Picasa…

9. YouTube [youtube.com/salvadorleal] Si no subo fotos a internet, mucho menos videos. No tengo cámara, ni me siento poseído por Spielberg, ni creo tener la fórmula de la viralidad que tan aplaudida es en estos días. Lo que sí me gusta es marcar videos como favoritos, canciones, momentos, frases de películas, sketches cómicos. De eso hay, y mucho, en mi cuenta de YouTube. Su versatilidad (la de YouTube, no la de mi cuenta) me apabulla, lo mismo están los comerciales de los ochenta que zigzagean en mi inconsciente hasta la actualidad, que el video de un concierto al que fui hace dos décadas. Cuando todo está perdido, cuando se han acabado los links, los tuits, las lecturas y el stalkeo (del inglés, stalk: haunt: follow stealthily or recur constantly and spontaneously to), los videos de YouTube están y seguirán ahí. Por lo menos hasta que a alguna televisora se le meta en la cabeza que va en contra de sus derechos de autor.

10. Live Messenger. El último reducto de intimidad antes del número de celular. Sigo usándolo todos los días, resolviendo cosas de chamba y personales, comunicándome con personas que hace décadas (sí, ya van para 10 años) que no veo pero que pareciera que no importa pues siguen estando ahí, todos los días, como desde hace diez años. Para mí, el Messenger es la plataforma que marca la frontera entre vida on-line de la vida off-line, la vida pública de la privada. Es por eso que es lo único que no pongo disponible en este post.

Written by Salvador Leal

agosto 12th, 2010 at 6:59 pm

Posted in blog,blogosfera

Leave a Reply