SalvadorLeal.com

La vida irreal de Salvador Leal

Tesis

without comments

Pues oficialmente comencé con el proceso de hacer mi tesis de maestría

Fuente: PHD Comics

Written by Salvador Leal

enero 24th, 2011 at 2:13 pm

Posted in tesis

Ciclos

without comments

Durante diez años, la Revolución mexicana transformó el país en un campo de emboscadas. Como otras familias, la de mi abuela se refugió en la capital, esperando que la desgracia fuera contenida en la sede del poder. Cien años después, los capitalinos tenemos la misma percepción ante la amenaza del narcotráfico. La metrópoli que en tiempos normales es el sitio más inseguro, se convierte en último refugio en la tragedia.
– Juan Villoro. Mi Padre, el cartaginés

Leído en Revista Orsai.

Written by Salvador Leal

enero 13th, 2011 at 5:53 pm

Tesis I

with one comment

Continuando una conversación de Twitter, quisiera poner el siguiente ejemplo para tratar de incorporarlo a mi tesis de maestría. Les hago un pequeño resumen:

Supongamos que soy un funcionario del gobierno federal mexicano. Supongamos que ese gobierno federal se encuentra en una encarnizada guerra contra el narcotráfico que ha traído, entre otras cosas, la percepción en ciertos sectores de la ciudadanía de que existe un descontrol gubernamental y una verdadera guerra con muchas bajas civiles. Finalmente, supongamos que un grupo de caricaturistas mexicanos, encabezados por una figura conocidísima por sus ideas de izquierda, comienza una campaña denominada «No + sangre».

Pregunta: ¿los funcionarios públicos del gobierno federal mexicano que son también usuarios de redes sociales (Twitter, Facebook, blogs como este) tienen la libertad de unirse a la campaña a través del uso de la imagen de «No + sangre»? ¿Es conveniente para ellos? ¿El gobierno puede (o debe) censurarlos? ¿Sí, no, por qué?

El trasfondo de la discusión tiene que ver, obviamente, con los límites que tiene internet en la vida diaria de los servidores públicos. Por favor, dejen sus comentarios, me encantará leerlos y platicar.

No Mas Sangre

La imagen la saqué del blog de Alejandro Magallanes. Los propósitos de este ejercicio se explican en el post «Redes Sociales vs. Funcionarios Públicos» de este mismo blog [link] y tienen que ver con mi tesis de maestría (pequeño disclaimer, jo; no vaya a ser la de malas…)

Written by Salvador Leal

enero 12th, 2011 at 9:40 pm

B&N

with one comment

En diciembre hice un experimento y compré el mismo artículo (un DVD de la BBC) en las dos tiendas gringas on-line más importantes para estos efectos que hay: Amazon y Barnes & Noble. Los compré con días de diferencia pero ambos en época de compras navideñas, en condiciones semejantes de entrega (Expedited International Shipping) y esperando que ambos llegaran para antes de Navidad. ¿Los resultados?

– El paquete de Amazon, que ordené el 26 de noviembre y por el que pagué USD $43.97 ya con gastos de envío incluidos, llegó el 9 de diciembre.
– El paquete de B&N, que ordené el 16 de noviembre y por el que pagué USD $29.47 ya con gastos de envío incluidos… no ha llegado!!!

Me llama la atención que al diferencia de precios es considerable (más del 30%) pero que parece que sí compensa la diferencia de días en que los pedí (10 días entre uno y otro).

Resumen: si vas a pedir un DVD a México de una tienda gringa, ve a Amazon.com. Y punto.

P.D. Hice este post porque estaba muy largo para hacerlo tuit…

Written by Salvador Leal

enero 12th, 2011 at 8:03 pm

Posted in macrotuits

Redes Sociales vs. Funcionarios Públicos

with 3 comments

Desde hace algún tiempo he traído en la cabeza el tema de la vida on-line versus la vida off-line (ver aquí, aquí y aquí). Es un tema que me ha tenido obsesionado no sólo por sus repercusiones en el futuro (ay sí, bájale dos rayitas a tu intensidad) sino porque me está afectando directamente. La delgada línea entre lo que hago on-line (estatus de Facebook, actualizaciones de Twitter, escribir en este blog) y lo que hago off-line, cada vez se difumina más mientras más personas comienzan a tener también una variante on-line de su vida.

Cuando «¿tienes twitter?» se convierte en la nueva frase para romper el hielo en una reunión laboral significa que tus tuits, sean sobre el tema que sean, podrán ser leídos por esa persona que te acaba de agregar a su lista a seguir. Y significa que tus vidas on-line y off-line están a punto de colisionar.

Una de las variantes en las que me afecta está, justamente, en el título de este post. Y eso es porque…

(Salvador se levanta de una de las sillas que están acomodadas de forma circular y dice con voz clara y firme) «Soy Salvador Leal, y soy funcionario público del Gobierno Federal mexicano».
(se sienta)
(el resto de las personas sentadas dicen) «¡HOOOOLA, SALVADOR!»

La revelación, que se encuentra plasmada en el Aviso Legal de este blog (ver la columna de la derecha) busca armonizar tres figuras que «ostento» desde hace algunos años: ser humano, usuario de internet y funcionario público. ¿Cómo sostener en un ambiente off-line todo lo que digo o pongo en un blog que tiene mi nombre real? ¿Y cómo lograrlo sin que eso entre en conflicto con mi trabajo en el gobierno? Y si eso me genera conflictos a mí, ¿quién dice que no hay otras personas por ahí que, a parte de ser tuiteros o facebookeros o bloggeros consumados, también son funcionarios públicos con las responsabilidades que eso conlleva?

Decidí entonces presentar, como parte de mi maestría, un ensayo acerca de esta condición y de cómo podría ser abordada por parte del Gobierno Mexicano. Hoy lo publico aquí con una sincera petición: échenle un ojo y mándenme su opinión a exlocutor [arroba] gmail [punto] com. Lo que ustedes digan ya sea como usuarios de internet o hasta como funcionarios públicos me será de gran utilidad pues es un ensayo que quisiera crecer para presentarlo como mi tesis de titulación de la maestría. ¿Va? ¿Les late? Si todo sale bien, prometo invitarlos al examen profesional. Neto.

El ensayo se llama «Participación de servidores públicos en redes sociales» y lo encuentran en la sección de «Publicaciones» de este blog (ver, de nuevo, columna de la derecha) o dando clic aquí.

Written by Salvador Leal

diciembre 23rd, 2010 at 6:10 pm

Again

without comments

Cada año pongo el mismo link al mismo cuento. Sucede que el cuento me gusta mucho y que la historia va perfecta para estas fechas. Y que, como buen cuento, el final no se revela sino hasta la última frase.

Anden, háganse un favor y vayan a leer ‘La Estrella‘ de Arthur C. Clarke.

Written by Salvador Leal

diciembre 23rd, 2010 at 10:20 am

Posted in literatura

¿Y dónde está…?

without comments

Me lo robé del blog de Guffo.

Written by Salvador Leal

diciembre 7th, 2010 at 3:09 pm

Posted in política

WikiLeaks I

without comments

Dándole seguimiento a mis posts sobre la vida on-line:

And here is the obvious implication, which reaches beyond governments to companies and even to individuals. Thanks to Wikileaks, you can now expect that day to come when your most private and candid communications will appear for all to peruse. In preparation for that moment, you better make sure that your private dealings match your public declarations, if not perfectly then at least pretty close.

[Link]

Written by Salvador Leal

diciembre 6th, 2010 at 5:21 pm

Posted in medios,política

Mi vida

without comments

No es que me haga el importante… ¿pero para qué tratar de esconder mi vida on-line si con una simple búsqueda de Google llegas a mi blog?

(posteado simultáneamente en FB, TW y MSN… Tumblr no porque está caído, jo)

Written by Salvador Leal

diciembre 6th, 2010 at 4:40 pm

Teléfono

with 4 comments

Derivado de una serie de bromas/intentos de extorsión/engaños telefónicos que mi familia ha tenido durante las últimas semanas, pido ayuda por este medio para localizar un dispositivo telefónico que, si no existe, creo que alguien debería ponerse las pilas para inventar. Va primero la problemática y luego la solución.

Son las tres y media de la mañana de un día entre semana. La casa de una familia clasemediera de la Del Valle está dormida y a cinco kilómetros a la redonda no se escucha otra cosa que no sean ronquidos o el incesante sonido de una gota de la llave del agua que nadie ha arreglado desde hace tres años. De repente, suena el teléfono y el padre de familia contesta con el corazón en la boca, esperando, como si fueran exclusiva de las madrugadas, muy malas noticias del otro lado del auricular.
Estás medio dormido, medio asustado y medio mareado de tener que ponerte de pie de forma intempestiva. ¿Qué falta? Pues que quien te esté marcando comience a gritar «Papáaaaaa, me tienen secuestrado!!!! (sollozos) Estoy en una camioneta, papá!! Ayúdame… me están lastimando… PAPAAAAAAAA».

Debido a que -desgraciadamente- no es la primera vez que llaman con este mismo teatro, el padre cuelga mientras la mamá (también con el corazón en la boca) le pregunta que quién era. El papá no contesta. Sabe, cree saber, quiere creer, que era un cuento. Su hijo no vive con ellos y lo único que le ha generado esta llamada a los papás es un estrés que no se vale tener a las tres de la mañana. Y entre los fantasmas que sólo hay a esa hora, el contexto de inseguridad en el que estamos ahogados y la angustia que una llamada así puede generar, le llaman a su hijo para ver si está bien.

Hasta ahí la problemática. Y si bien me gustaría proponer una solución de políticas públicas para la inseguridad, la extorsión o el acoso constante a la población mexicana por parte de cuanta fuerza organizada o desorganizada existe, pareciera que en estos momentos, en nuestro país, no es hora de solucionar sino de sobrevivir. Así que se me ocurrió que debe existir un teléfono con identificador de llamadas (ya todos tienen, ¿cierto?) que puedas programar para que en determinadas horas (es decir, cuando te vas a dormir) NO SUENE a menos que sea un número registrado y autorizado por el mismo teléfono.

Si tu teléfono tiene registrado X número como el teléfono de tu tío Manolo, Y número de tu tía Gertrudis y Z número del teléfono de tu tío Arturo, pues programas el aparato para que de las 11 de la noche a las 7 de la mañana, todos los días, suene solamente si cualquiera de ellos tres te llama. Si no, el teléfono no suena, entra la contestadora y te enteras de quién era y qué quería al día siguiente.

Quizás es para solucionar un problema muy específico. Quizás ya existe el aparato y sólo necesito que alguien me diga dónde lo encuentro. Sea como sea, es triste como ciudadano tener que unirse a un movimiento de resistencia a la inseguridad. Combatirla, hoy, aquí, puede resultar demasiado caro.

Written by Salvador Leal

agosto 20th, 2010 at 12:16 pm

Posted in política